San José en el corazón de la fiesta

En la Residencia Lokia de Trois-Rivières en Canadá, las Hijas de Jesús, las Ursulinas, los Carmelitas y los laicos celebran a lo grande al Santo patrono del Canadá y de la Iglesia Universal : San José

 

 

El día comienza con una Eucaristía solemne preparada por un equipo. Quince minutos antes, la organista interpreta a un popurrí de cantos a San José.

Durante el canto de entrada:

José, escuche a la Iglesia

entera cantar su triunfo en este día,

José, Gloria a ti en la tierra,

¡Gloria en la estancia divina! ¡

Gloria a la estancia divina!

 

 

¡Qué sorpresa, una Hermana empuja la estatua de San José de Kermaría en una mesa sobre ruedas.

Al verlo, toda la asamblea aplaude calurosamente a nuestro Santo Patrono.

 

En relación con la Cuaresma.

 

En el momento de la homilía, el Celebrante expresa cómo José, a lo largo de su vida, supo  renacer de otra manera: su novia está embarazada, pero él la amará con gran respeto. El nacimiento en un establo le impide preparar todo con amor, en su casa, pero él cuidará de María lo mejor posible. Para proteger a su familia, tendrá que huir a Egipto, etc.

 

Oraciones universales al color de su vida.

 

Dios, que solo es Padre, te pedimos: Escúchanos, Dios nuestro Padre.

 

Como José, reflejo del Padre para el Niño Jesús, oremos para que los Obispos, los sacerdotes y todos los que tienen una responsabilidad en la Iglesia irradien la bondad y el amor de Dios a su alrededor.

Como José, enseñando su trabajo al niño Jesús, oremos para todos los trabajadores y educadores que cumplan con sus tareas en un espíritu de servicio y de crecimiento para el bien de todos los humanos.

 

Como José, acogiendo bajo su techo, a Jesús y a Marie, oremos  por los refugiados, por las víctimas de cataclismos y de guerras, para que encuentran acogida y consuelo en su camino.

Como José, que tenía una fe a toda prueba, oremos a todas las intenciones brotadas del corazón de los residentes de Lokia.

Una Hermana vino a poner ante el altar la canasta llena de las intenciones depositadas por las personas y cantamos:

 

¡Oh, San José, oh San José,

oh San José, ore, ore por nosotros!

 

Y la fiesta continúa

 

Por la tarde, las Hijas de Jesús se reúnen en la sala multifuncional para ver  un video bastante original titulado: «Carta de María a José para su cumpleaños».

María le escribe a su hombre para agradecerle por su papel de esposo y papá.

Vemos a Jesús en diferentes edades.

José es muy joven y lo lleva en sus hombros.

Más tarde, José trabaja en el taller y vemos a Jesús, alrededor de sus 3 años, divirtiéndose con un pedazo de madera.

Un poco más allá, José parece consolar a Jesús adolescente.

Se siente bien ver que José ha vivido su papel de padre como lo viven  los papás de hoy.

 

La palabra para terminar

 

Nuestra Superiora nos invita a compartir lo que nos habló al corazón.

Todo termina con una merienda sencilla mientras los intercambios continúan espontáneamente.

Nuestros corazones agradecidos cantan nuestro canto favorito:

“Oh, San Patrono de Kermaría,

dígnese aceptar nuestros cantos

Extiende sobre nosotros su brazo

y bendiga a sus hijos!”

 

 

¡San José responde a la fe de un creyente!

 

Un residente viene a la misa con toda la fe del corazón de creyente. Confía a San José la venta de su chalet. Veinticuatro horas más tarde, la transacción es completada. ¡Él difunde la buena noticia en todas partes y damos gracias con él!

¡Varias Ursulinas expresan su alegría de amar aún más a este gran Santo!

¡Gracias a todas las personas que han contribuido a hacer este día con aire del cielo!

 

Hna. Angèle, FJ, Trois-Rivières, Canadá

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Un peu
d’histoire

Notre
Spiritualité

Rejoindre
notre famille

Nos
communautés

Newsletter

Inscrivez-vous si vous désirez recevoir la lettre d’information de la Congrégation

Nous n’envoyons pas de messages indésirables ! Lisez notre politique de confidentialité pour plus d’informations.

Share This