San José de Kermaria

 

En el corazón del “Año especial dedicado a San José”, por el Papa Francisco, Hermana Anne Chevillard nos invita a conocer a San José de Kermaria.

 

¿Conocen este santuario, ubicado cerca de Locminé? Para los lugareños, es la Casa Madre de las Hijas de Jesús, llamada Kermaría, nombre que significa “pueblo de María”. Entonces, ¿por qué se llama San José de Kermaría?

 

Caminando hacia la capilla, pasarán cerca de un oratorio que data del inicio de la Congregación. San José es honrado allí con el nombre de “San José El Pobre”. Sin duda encontrarán gente en oración allí. No hay día sin ver a hombres y mujeres, jóvenes o menos jóvenes, venir confiar sus alegrías y dolores a San José, agradecerle como lo demuestran los numerosos ex votos, las flores colocadas por los beneficiarios de las gracias obtenidas o incluso deslizar sus intenciones de oración en el tronco previsto a tal efecto. Todos los miércoles por la noche, las Hermanas recogen todas estas intenciones en sus oraciones comunitarias.

 

¿Cómo nació la devoción a San José?

En Bignan, en 1834, nació la Congregación de las Hijas de Jesús. Desde el origen, las Hermanas han tenido en el corazón lo de rezar a San José y darlo a conocer. La cofundadora de esta familia religiosa naciente, Madre María de San Carlos, le dio tal auge que la casa comprada en Bignan resultó ser demasiado pequeña. Por tanto, es necesario iniciar las obras y transformar dos dormitorios para crear una capilla. Así, el 19 de marzo de 1852, cuando estos nuevos lugares fueron bendecidos, la casa se denominó “Casa San José de Bignan” .A principios de cada año, la Superiora recordaba a las Hermanas que San José era honrado como patrón de la Congregación: “Siguán invocándolo con más amor y confianza que nunca ”.

 

En 1854, al ver a muchos jóvenes llamando a la puerta de la Congregación, se tuvo que pensar en la adquisición de nuevas terrenos. Se propone un terreno exiguo cubierto de páramos y brezo, muy próximo a Locminé. La Madre María de San Carlos no lo duda. “Esto es lo que necesitamos, aquí es donde tendremos nuestra Casa Madre”.

 

Cuenta la leyenda que en este lugar, una mujer que regresaba del mercado se encontró con un hombre, con un garlopa en el hombro, una sierra en la mano, que le dijo: “Aquí se harán grandes cosas; muchos vendrán de lejos para vivir juntos, y San José será honrado allí ”. Esta mujer le confió que, todos los días, rezaba a Dios y también a San José. El carpintero añadió: “Siga rezándole a San José, porque yo también me llamo José”. Entonces el hombre desapareció.

 

De Bignan a Kermaría

El 30 de abril de 1860, después de muchas dilaciones, se firmó el contrato de compra-venta y se denominó el lugar: “San José de Kermaría”. Los días siguientes, las Hermanas y las novicias vienen a limpiar los páramos y trabajar la tierra. El primer cuidado de las Hermanas fue trasladar la estatua de San José de Bignan a Kermaría. A unos cien metros de la propiedad, una Hermana tomó la estatua en sus brazos y la colocó en el lugar del actual oratorio.

 

Existen locales habitables, pero demasiado pequeños para albergar a unas cuarenta personas, es necesario construir. Una capilla es lo más importante para las monjas. La Madre María de San Carlos escribió a sus Hermanas: “La capilla estará dedicada a San José. Al servirnos a nosotras mismas, queremos que sirva para dar a conocer a este gran Santo en las parroquias donde estamos ”.

 

 

 

El financiamiento

Pero, ¿dónde encontrar el dinero necesario? Cuanto más dinero falta, más confianza en San José crece. En 1863 se inició la mayor obra de albañilería. Para financiarlos se imprimieron imágenes de San José, vendidas a 7 céntimos en todas las parroquias donde trabajaban las Hijas de Jesús y mucho más allá, ayudaron a difundir el culto a este santo.

 

Consagración y peregrinación

La devoción a San José se extendió por toda Bretaña, pero también más allá de sus fronteras, por las monjas obligadas a exiliarse en América durante las expulsiones de 1902.

 

La capilla fue terminada y consagrada el 22 de agosto de 1867 por Mons. Becel, Obispo de Vannes, asistido por un gran número de Obispos y una gran multitud de todos los departamentos bretones y más allá.

 

El 14 de agosto de 1921, la celebración de la Coronación de San José, cuya estatua se encuentra en el coro de la capilla, sigue atrayendo multitudes.

 

El 19 de marzo de cada año y el 1 de mayo siempre se reúnen los peregrinos de San José.

 

Que el año de San José (8 de diciembre de 2020 – 8 de diciembre de 2021), deseado por nuestro Papa Francisco, renueve nuestra oración y nos dé la oportunidad de reavivar nuestra confianza en San José.

 

“San José, patrón de lo imposible, haz visible tu protección”

 

Hna Anna Chevillard, hj, Meneac, Francia

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 3 =

Un peu
d’histoire

Notre
Spiritualité

Rejoindre
notre famille

Nos
communautés

Newsletter

Inscrivez-vous si vous désirez recevoir la lettre d’information de la Congrégation

Nous n’envoyons pas de messages indésirables ! Lisez notre politique de confidentialité pour plus d’informations.

Share This