Reliquias en Kermaria

 

En la oportunidad del aniversario de los 600 años de la muerte de san Vicente Ferrer (5 de abril del 1419) en el marco del Jubileo diocesano, la casa-madre de las Hijas de Jesús en Kermaria, que pertenece al Decanato de Locminé-Saint Jean Brévelay, acogió las reliquias de ese santo del viernes 28 al domingo 30 de septiembre del 2018.

Desarrollo del triduo

  • Viernes 28 a las 15.30: llegada del relicario desde la catedral de Vannes, bajo un sol radiante. Unos jóvenes del colegio Jean-Pierre Calloc’h participaron de esa celebración de apertura con las hermanas y un grupo de personas laicas que viven en el Decanato.
  • Sábado 29 a las 15.00: oración del Rosario con la participación de los residentes de la casa de jubilados/as dependientes (EHPAD).
  • Domingo 30 a las 17.30: celebración de la clausura del triduo en la capilla.

Durante esos tres días, fuera de los tiempos de las celebraciones, todas y todos pudieron libremente entrar a recogerse, a orar cerca de las reliquias y a leer los paneles expuestos en la sala.

¿Cómo las hermanas vivieron ese triduo?

Apreciaron:

  • La participación de unas personas de todas las edades y sobre todo de unos jóvenes especialmente interesados y atentos el viernes;
  • Un silencio impresionante cuando llegaron las reliquias. Ese silencio también se valoró durante los tiempos de oración personal;
  • El Rosario, oración que fue bien preparada a partir de los misterios de la vida de Jesús: su vida escondida, su vida pública y dolorosa, su muerte y su resurrección;
  • Las celebraciones bien preparadas, de mucho recogimiento; una liturgia que mostraba bien la relación entre la época de san Vicente Ferrer y la nuestra;
  • Los paneles en la sala del Sagrado Corazón, que recordaban la vida de ese predicador en una época de grandes dificultades en el mundo y en la Iglesia, acompañados de explicaciones sencillas de unos gestos cristianos y de unas oraciones tradicionales.

… y se sintieron interpeladas:

  • “Me llama la atención esa vida enteramente dada para la gloria de Dios y el servicio de los hermanos, especialmente los enfermos y los más frágiles.”
  • “Me siento invitada a estar todavía más presente a las hermanas más descapacitadas, más necesitadas de ayuda.”
  • “Esta vida enteramente dada a la evangelización me interpela. La comparé un poco a la del Padre Noury.”
  • “Esta vida, en un contexto difícil, me llama a la esperanza. De nuevo estoy invitada a seguir a Jesús Camino, Verdad y Vida. Esa frase del Evangelio estuvo en el origen de mi vocación.”
  • “La fe de san Vicente cuestiona la debilidad de la mía. Le ido de hacerla crecer en lo cotidiano.”
  • “Ya no pudiendo irme lejos, como lo hice durante muchos años, ahora es por la oración que doy la vuelta al mundo. Intento también vivir la fraternidad en el lugar donde estoy.”
  • “De nuevo estoy invitada al realismo. La persona que elige a Cristo sabe que le puede dar su confianza, incluso en un camino sembrado de obstáculos.”
  • “En los pasos de san Vicente, me siento llamada a ser más artesana de paz.”
  • “Me llega el texto de san Vicente sobre los siete sentimientos que debemos tener para con el prójimo, en particular una bondad llena de compasión.”

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce − 3 =

Un peu
d’histoire

Notre
Spiritualité

Rejoindre
notre famille

Nos
communautés

Newsletter

Inscrivez-vous si vous désirez recevoir la lettre d’information de la Congrégation

Nous n’envoyons pas de messages indésirables ! Lisez notre politique de confidentialité pour plus d’informations.

Share This