Pascua de Cecilia Cid

Nuestra querida amiga, hermana y asociada, Cecilia Cid de Tucapel (Chili), falleció el 28 de Mayo. Tenía 60 años y estaba llena de vida todavía cuando el 23 de Marzo, participó en la animación del retiro anual de los asociados(as). Aquí queremos contar un poco lo que ella significó.

 

Misión hasta el final

 

Cuando Cecilia supo que tenía un cáncer al hígado, incurable, dos fuentes de energía la invadieron: su confianza y su abandono al Señor, y su disposición a luchar con la ayuda de remedios naturales. Fue muy valiente hasta el final y supo preparar a los suyos a una posible partida.

A nuestro regreso de Colombia (encuentro de sector), recibimos la noticia que el Señor la había acogido junto a Él. Pudimos acompañar cinco días, a su hijo Claudio (asociado) y a todas las personas y familias muy afectadas y participar en el funeral.

 

 

Un reconocimiento de su servicio, hecho “a la manera de Jesús”

 

A pesar de mucha lluvia, del frio y de un gran viento (temporal), hubo tanta gente a sus funerales, como el día de la celebración de los 50 años de nuestra presencia como Hijas de Jesús en Chile, en Enero 2018. La gente llegó de todas partes. La iglesia estaba llena y muchas personas tuvieron que quedar fuera. Seis sacerdotes celebraron la misa y son ellos que llevaron su urna fuera de la iglesia: muy significante, sobre todo que era mujer. Fue secretaria parroquial durante 25 años. En el funeral, destacaron su amor preferencial por los más necesitados y su lucha por más justicia y dignidad…

Cecilia fue siempre una mujer sencilla, humilde, que casi aprendió a leer con los Evangelios. Desde el momento que conoció a Jesús, vivió apasionadamente por él y por su causa. Lo manifestó con su guitarra y sus cantos, formando el coro parroquial, en su acompañamiento en los velorios, en celebraciones de la Palabra, como ministra de comunión, en la radio, los deportes, el desarrollo de su población, la política, etc.

 

Los asociados(as) ¡fruto de una lenta germinación!

 

 

Cecilia fue una de las primeras personas en descubrir el carisma Hija de Jesús y querer vivirlo. En 1982, ella expresó que sentía el llamado a ser Hija de Jesús, aun teniendo un hijo pequeño. Tuvo un encuentro con la hermana Hellen Martin, en Tucapel y le expresó su deseo. Hellen dijo a la comunidad que la había animado a orar lo que sentía y a formar un grupo, y que en Trois-Rivières, otros laicos habían expresado el mismo llamado. La respuesta a este llamado fue “fruto de una lenta germinación”. Con ocasión de la celebración de nuestros 25 años en Chile (1993), tres grupos se formaron: Tucapel-Huépil, Chillán, Santiago. ¡Los asociados habían nacido en Chile y también en América Latina!

Cecilia siempre tuvo un cariño especial por “Madre Ángela” como decía. Es de la gran Familia Hijas de Jesús y seguramente seguirá su misión junto a nosotras y nosotros y por los más necesitados. Gracias Cecilia.

Louise Robidoux F.J.

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un peu
d’histoire

Notre
Spiritualité

Rejoindre
notre famille

Nos
communautés

Newsletter

Inscrivez-vous si vous désirez recevoir la lettre d’information de la Congrégation

Nous n’envoyons pas de messages indésirables ! Lisez notre politique de confidentialité pour plus d’informations.