Nuestra misión: Humanizarnos mutuamente

Los asociados a la congregación Hijas de Jesús de kermaría, de Santiago de Chile comparten su testimonio como seguidores de Jesús. Ellos como esta experiencia les ha ayudado a vivir de manera más humana, más servicial, más atenta al pobre y más comprometida.

La fuerza de un carisma

Después de veintidós años de participar en la congregación Hijas de Jesús de kermaría, como asociados nos sentimos profundamente agradecidos por este tiempo de aprendizaje.

Desde el comienzo de nuestra integración a la congregación, hemos recibido el carisma de “Honrar la santa Humanidad de Jesús”. Este ha sido fuerza, brisa fresca y primaveral que nos acompañó desde los primeros desafíos de la pastoral social y catequesis bautismal. El carisma ha enriquecido nuestra labor y misión como fundadores de Nuestra capilla Cristo Peregrino de Puente Alto, en Santiago, Chile.

Una espiritualidad que nos compromete

Pertenecer a la congregación nos llevó a un trabajo interior que nos permitió descubrir un Padre Dios, cercano a nuestra humanidad y una Trinidad Divina llena de compasión. Este descubrimiento generó en cada uno y en la comunidad de asociados un compromiso de Amor y servicio.

Este compromiso lo renovamos en la Eucaristía, en la lectura de la Palabra, así como en el compartir cotidiano y la participación e integración de comunidades cristianas. Nosotros lo experimentamos con los jóvenes, los enfermos, los ancianos, los inmigrantes, como también con los más débiles y vulnerables de nuestra sociedad.

Siguiendo caminos de humanidad

Esta Espiritualidad nos abraza a todos en un caminar hacia Nuestro Señor Jesús. Nos permite cuestionarnos a nivel personal y comunitario para avanzar hacia un fin común: humanizarnos mutuamente y alzar la voz en favor de la Justicia y la dignidad.

Queremos agradecer la compañía y formación espiritual de la Congregación Hijas de Jesús y dar gracias a Dios por su mirada y confianza en nosotros. Todo esto nos motiva para a seguir comprometidos como Asociados, con la esperanza y la certeza del amor infinito de Dios a la Humanidad.

 

 

 

Domingo Valderas et Marcia Loreto Oyarzún r. Comunidad de asociados (as) “RUCA DE JESÚS”

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Un peu
d’histoire

Notre
Spiritualité

Rejoindre
notre famille

Nos
communautés

Newsletter

Inscrivez-vous si vous désirez recevoir la lettre d’information de la Congrégation

Nous n’envoyons pas de messages indésirables ! Lisez notre politique de confidentialité pour plus d’informations.

Share This