Los talentos surgen frente a la pandemia

 

Releyendo la realidad que viven las Hermanas de la comunidad de Danlí, Honduras, en tiempos de pandemia, podemos ver cómo cada una de ellas pone al servicio los talentos que el Señor les ha regalado. Hacen trabajos manuales, entre otros como material de bioseguridad para donar a las enfermeras del hospital donde trabaja una de las Hermanas.

 

Talentos

 

Ya son más de 4 meses que en Danlí estamos confinadas a raíz de esta pandemia que azota la humanidad entera. Todas las actividades se han paralizado, las reuniones presenciales están prohibidas sin saber todavía hasta cuándo. Esta situación nos impone una nueva forma de vida que nos desafía y de cierta manera nos empuja a desarrollar la creatividad y algunas habilidades tal vez menos utilizadas. Es así que, en la comunidad de Danlí, aprovechando talentos manuales y otros que tenemos, nos hemos dedicado a bordar mantas, tarjetas, hacer bolsos con retazos de tela, jabones y productos de limpieza para la casa etc… pensando también que eso podía generar algunos ingresos.

 

Solidaridad con materiales

 

Tomando en cuenta las nuevas necesidades que surgen de la pandemia a nivel de bioseguridad, se ha confeccionado, mascarillas, gorros, batas para las enfermeras del hospital donde trabaja una hermana; una manera de vivir la solidaridad con personas que están en primera línea de la lucha contra este virus y que arriesgan su vida.

 

 

 

Proyecto de formación humana

 

 

Antes de que se desatara esta pandemia, estábamos con el proyecto de promover la pastoral de la mujer en la diócesis del Paraíso. Se había empezado a formar un grupito en Danlí el cual se reunió algunas veces para definir objetivos y planificar unas actividades para responder a la necesidad de formación humana y la de ir creando pequeñas microempresas de consumo que podrían ayudar a las mujeres a generar ingresos para su hogar: repostería, fábrica de jabón, bisutería etc… Lastimosamente, con la pandemia, eso quedó estancado. Sin embargo, no se han perdido el contacto con las mujeres que habían empezado. Se mantienen encuentros a través de video llamadas, conferencias con zoom lo que permite guardar el ánimo y el interés para seguir el proyecto.

 

 

 

Espacios para fortalecer la fe

 

En estos meses, la oración comunitaria, la eucaristía celebrada por nuestro obispo u nuestro párroco una vez a la semana en la comunidad, han sido de una gran ayuda para sobrellevar esta crisis que nos afecta y nos interpela a crecer en la fe y la esperanza, a descubrir la presencia de Dios en gestos sencillos de compartir, atención y escucha; la presencia de un Dios que nos acompaña y fortalece para seguir adelante en nuevos caminos que tenemos que inventar.

 

 

 

Comunidad de Danlí Honduras

Maura, Teresa, Verónica y Mónica

 

 

 

 

1 Comentario

  1. Felicitaciones por estos signos de solidaridad y creatividad en tiempo de pandemia. La fe y la fraternidad desde lo mejor de cada una la siga fortaleciendo y animando en la misión cotidiana.
    Jesús las convoca y las lleva por caminos de transfiguración, vida nueva….vino nuevo en odres nuevos

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Un peu
d’histoire

Notre
Spiritualité

Rejoindre
notre famille

Nos
communautés

Newsletter

Inscrivez-vous si vous désirez recevoir la lettre d’information de la Congrégation

Nous n’envoyons pas de messages indésirables ! Lisez notre politique de confidentialité pour plus d’informations.

Share This