La vida en el Centro de La Providencia

Siete Hijas de Jesús de Alberta Canadá, religiosas de otras nueve Congregaciones y dos laicas tienen el privilegio de vivir en el Centre de la Providence. Ellas nos hablan de ello.

Los comienzos

El Centro fue construido a principios de los años 60 por una Congregación canadiense, las Hermanas de la Providencia, para sus Hermanas que ejercían su ministerio en el Oeste y Norte de Canadá. Servía de casa, enfermería, oficinas administrativas y centro de formación. El complejo está situado en un magnífico emplazamiento al sur de Edmonton. En los últimos años, ha abierto sus puertas a hermanas de otras congregaciones.

Comunidad Inter congregacional

Juntas, con las Hermanas de la Providencia, formamos una maravillosa comunidad intercongregacional que comparte vida y amor. Juntas, en la hermosa y espaciosa capilla principal, celebramos la Eucaristía cuatro veces por semana, además de un servicio de la Palabra y la comunión, el viernes. Oramos juntas el Oficio de las Horas, en nuestra habitación, pero con la ayuda del sistema de sonido. Cuando hay una muerte, a menudo el servicio funerario tiene lugar en la capilla donde podemos celebrar juntas la vida de la Hermana que falleció.

Comemos nuestras comidas juntas y nos reunimos para celebrar cumpleaños, los días de fiesta y otras ocasiones especiales. Aquellas que están confinadas en sus habitaciones pueden participar usando el sistema de sonido. Hace unos días, una de las empleadas me decía: «¡Ustedes, las religiosas, siempre están celebrando!»

Un servicio excepcional

Un personal excepcional está a nuestra disposición las 24 horas del día, que seamos autónomas, que necesitemos ayuda o que estemos en cuidados de enfermería o paliativos. Dos damas en el departamento de actividades están organizando, para nosotras, sesiones de ejercicios y momentos divertidos como juegos, películas, bricolaje. Una vez al mes, organizan un mini mercado, donde podemos comprar artículos que necesitamos: pasta de dientes, golosinas, etc. Las comidas que compartimos con los clientes de «Providencia RenewalCenter” son variadas, saludables y abundantes.

Acreditación

Más recientemente, el Centro ha procedido a renovar su estado de acreditación. Dos Señoras vinieron y pasaron tres días examinando todos los aspectos del Centro. Al principio, ellas parecían muy estrictas y exigentes, pero al final de los tres días, cuando nos han encontrado, notamos que se habían suavizado. De hecho, parecían obviamente impresionadas.

Nos dijeron que nunca habían experimentado un Instituto como éste y que ellas han otorgado una calificación de excelencia del 97% al Centro. Todos estábamos muy orgullosos del Centro y de su personal. Un gran homenaje a las Hermanas de la Providencia, a la Directora y a los Jefes de cada Departamento. Ahora tendremos que esperar aproximadamente un mes para la última palabra y el certificado de acreditación.

Comunidad de las Hijas de Jesús

Como Hijas de Jesús, también nos encontramos para tiempos de oración, celebraciones y compartir. En cada piso, hay salas de reuniones que ofrecen espacio y intimidad. Recientemente, fue muy enriquecedor compartir juntas sobre las Actas del Capítulo y el material de referencia que las acompañó, provenientes de nuestro Consejo General. Un día, lo esperamos, todas nosotras, las Hijas de Jesús de Alberta podremos vivir juntas, en este maravilloso centro.

Hermana Gisèle Labonté, FJ

Edmonton, Alberta, Canadá

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × cinco =

Un peu
d’histoire

Notre
Spiritualité

Rejoindre
notre famille

Nos
communautés

Newsletter

Inscrivez-vous si vous désirez recevoir la lettre d’information de la Congrégation

Nous n’envoyons pas de messages indésirables ! Lisez notre politique de confidentialité pour plus d’informations.

Share This