Hacerse cercana cueste lo que cueste

Hermana Rose-Marie Audet, H.J. residente en Dieppe, N.B. Canadá nos comparte su manera de vivir la misión haciendose cercana a las personas que lo rodean.

 

 

En los últimos años, se han producido muchos cambios en nuestras vidas. El llamado de todos los días para adaptarse a lo que está sucediendo, debe hacerse gradualmente.

 

 

Hace ya nueve años que estoy viviendo en este edificio de 50 apartamentos, con personas de todas las edades. Algunos todavía están en el medio laboral, pero la mayoría están jubilados. Otras tres Hijas de Jesús, Catherine, Sylvia y Thérèse también viven en este edificio. Denise, que vive cerca, viene a unirse a nosotras para ciertas reuniones y, en ocasiones, tenemos una comida juntas.

 

La pandemia causa cambios

 

En este entorno de vida, se organiza un comité social con actividades en las que podemos elegir o no participar. Como en cualquier otro lugar, la pandemia, puso fin a estas actividades e incluso el salón de espectáculo estaba cerrado bajo llave. Así que casi no se veía a nadie, las personas permanecían en su apartamento, para evitar el contagio del virus. Incluso los nuevos inquilinos han llegado, sin que nosotros pudiéramos conocerlos.

Fue un tiempo un poco triste.

 

Dondequiera que vivamos, acercándose a la gente

 

Al comienzo de mis años aquí, no participaba tanto en actividades porque estaba de voluntaria en el exterior además de algunos compromisos. Un día encontré a un grupo de residentes y les hablé sobre el juego de naipes  El Canasta. Este juego les interesó lo suficiente como para que formáramos un grupo de cinco. Nos reunimos una vez a la semana lo que nos permite conocernos mejor y, posteriormente, compartirnos pequeños servicios.

 

Atenta a las necesidades de las personas encontradas

 

Vivir en un apartamento, me permitió vivir con personas de gran sencillez, felices de conocernos y siempre dispuestas para ayudar si es necesario. Algunos de estos residentes, debido a su edad o su salud, han tenido que tomar la decisión difícil de dejar su apartamento para ir a vivir en un centro de cuidados de salud. Hace unas semanas, invité a algunos residentes a visitar “nuestra casa» en Riverview, lo que ellos/ellas  han realmente disfrutado.

Me gusta mi estadía aquí, lo que me permite encontrar a diferentes personas todos los días. Durante un año pude acoger a un grupo por un compartir de la Palabra. Debido a las mudanzas y la pandemia, no hemos podido continuar más tiempo. Sigo atenta y abierta a otros intereses que podrían surgir. Aquí está, con toda sencillez, cómo trato de vivir la palabra de nuestra regla de vida:

 

«Allí donde somos enviadas, vivimos cerca de la gente,

con toda sencillez enraizadas en un pueblo «. R.V. 15

 

Rose-Marie Audet, HJ

Dieppe, N.B.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Un peu
d’histoire

Notre
Spiritualité

Rejoindre
notre famille

Nos
communautés

Newsletter

Inscrivez-vous si vous désirez recevoir la lettre d’information de la Congrégation

Nous n’envoyons pas de messages indésirables ! Lisez notre politique de confidentialité pour plus d’informations.

Share This