Encuentros familiares en Colombia

Desde hace casi un año, mi marido y yo tuvimos la suerte de pasar un mes en Colombia, acogidos por las Hijas de Jesús.

Colombie

Me sentí doblemente recibida en familia. De hecho, visitaba a mi tía, hermana Thérèse Kervinio, Hija de Jesús que vive en la comunidad de Cogua y está en Colombia desde hace 37 años. Como asociada a la congregación, era tambien para mi como una «inmersión en mi familia espiritual». Viví con mucha fuerza esta dimension familiar.
Colombie 2Hemos podido pasar tiempo en distintas comunidades del país: Olaya en Bogota, Villavicencio, Cogua. En todas, hemos sentido que estábamos como en nuestra casa, acogidos con sencillez y alegria.
Esta estadía nos permitió descubrir un magnifico país, tanto en sus paisajes diversificados cuanto en su cultura y en el calor de las relaciones con sus habitantes. En cada uno de nuestros encuentros, nos hemos encontrado con personas felices de compartir un momento con nosotros, deseosas de transmitirnos lo mejor de su país a pesar de todas las dificultades e interesadas por lo que vivíamos en Francia.
Nuestros encuentros fueron especialmente ricos a causa de las Hijas de Jesús. Es así que porColombie 1 ejemplo nos hemos encontrado con unas familias de «desplazados» (rechazados de sus tierras) en Villavicencio, hemos participado de la fiesta de Navidad con los niños del jardin donde trabajan las hermanas, bailado con los «ancianos» de la casa de los jubilados en Cogua, etc. Todos estos momentos y otros nos permitieron descubrir la diversidad de los compromisos de las Hijas de Jesús en este país, la manera de vivir su carisma allá, cerca de las personas más humildes.
Nos hemos también encontrado con algunos asociados en Bogotá y hemos podido compartir lo que vivimos en Colombia y en Francia como asociados y más ampliamente como cristianos.
Gracias a todas las hermanas de Colombia, gracias por su acogida, su alegría compartida. Guardamos en la memoria sus sonrisas y el dinamismo con el que ustedes «honran la humanidad santa del Hijo de Dios».

Muchas gracias, «hermanitas» como se les dice cariñosamente en Colombia.

Sylvie Jacob, asociada en el equipo del Bouetiez (Hennebont, Francia)

1 Comentario

  1. Gracias Sylvie y Gerben. Nosotros estuvimos muy contentas con su presencia, y los asociados valoraron mucho el compartir de aquel dia!

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Un peu
d’histoire

Notre
Spiritualité

Rejoindre
notre famille

Nos
communautés

Newsletter

Inscrivez-vous si vous désirez recevoir la lettre d’information de la Congrégation

Nous n’envoyons pas de messages indésirables ! Lisez notre politique de confidentialité pour plus d’informations.

Share This