En Kermaría, nuestras vidas con sabor a Evangelio

Kermaria chapelleSe recogieron algunas expresiones de las hermanas (de 86 años y más) los días 30 de septiembre y 1° de octubre en las asambleas de la provincia Francia-Bélgica en preparación del capítulo provincial 2016.

La vejez, ¡un período rico, pero duro!

  • Soy vieja, acepto serlo y no hacer casi nada. Miro y acepto a los demás como son… y felizmente hay la oración…

 

  • La vejez es un camino duro, pero no somos solas en subirlo… Jesús está, incluso si a menudo no se siente su presencia.

 

  • La serenidad en el abandono, es así que estamos felices. Muchas cosas nos escapan… pensamos en el «puerto de llegada».

 

Kermaria J.Conan

 

Humanizarse, un llamado siempre presente

 

  • Humanizo mis gestos de todos los días: es importante la delicadeza de los pequeños gestos, de la mirada cariñosa sobre las personas que nos rodean y las demás hermanas.

 

  • Intento llevar mis propios problemas sin hacerlos cargar a los demás, lo que pide un trabajo sobre sí mismo para olvidarse de sí.

 

  • Aprendemos a recibir de los demás: los empleados, las hermanas que están a nuestro servicio, el capellán, el jardinero…


Orar y dejarse evangelizar

 

  • Tomo el tiempo de leer el Evangelio. En la medida que me nutro del Evangelio, veo a Jesús en el otro cada día… pero ¡es difícil!

 

  • Importancia de la oración para dejarse evangelizar: «quien se eleva eleva al mundo». Es la comunión de los santos: de una persona cercana a otra, toda la humanidad se transforma. Si cambia mi corazón, ese cambio influye sobre la comunidad.

 

  • croix Lisette Levo a la oración los pedidos de las personas que se encomiendan a nosotras.

 

  • Mi alegría desde que estoy en Kermaría: ahora tengo todo mi tiempo para orar. Vuelvo a mi primera juventud, ya que entre ambos períodos retomé otras actitudes.

 

  • La misa cotidiana me ayuda a vivir. Me gusta orar en la capilla y ver a otros que vienen a orar.

 

Ancianas y abiertas al mundo

 

  • En uKermaria S.C.na casa para jubilados, encuentro a todos los tipos de personas: niños, jóvenes, adultos que vienen de visita, residentes/as ancianos/as, profesionales, voluntarios/as…

 

  • La acogida y la apertura en Kermaria me maravillan.

 

  • Nuestra comunidad abrió su jardín al kinder cercano; compartimos flores, verduras.

 

  • En la comunidad, acogemos frecuentemente a un adulto discapacido para permitir a su padre de participar de distintas reuniones.

 

  • Sigo acompañando a una persona con quien me encontré hace mucho tiempo.

 

  • Participamos de la oración del Rosario con unos laicos, oración que la parroquia organiza en nuestra capilla……Abrimos el espacio de nuestra oración comunitaria: viene quien quiere

En lo cotidiano, nuestras idas y vueltas son la oportunidad de encuentros múltiples: un «buenos días», un interés para con las personas con quienes nos encontramos, una acogida cariñosa, la solidaridad con el vecindario en la enfermedad, el duelo o la soledad… Hay un compartir de los acontecimientos alegres también.

1 Comentario

  1. Hermanas ustedes son la sabiduría de la congregación. Gracias por su testimonio que nos recuerda que para allá nos encaminamos nosotras también, cada una a su turno.
    Gracias por su vida oración, su vida espiritual que trasciende.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un peu
d’histoire

Notre
Spiritualité

Rejoindre
notre famille

Nos
communautés

Newsletter

Inscrivez-vous si vous désirez recevoir la lettre d’information de la Congrégation

Nous n’envoyons pas de messages indésirables ! Lisez notre politique de confidentialité pour plus d’informations.