El sueño de Dios: La Encarnación

Este tiempo de Navidad prepara el corazón al recordar que Dios tuvo un sueño: La humanidad que logra vivir libre, humanizada, dignificada, porque descubre en el pequeño bebe Jesús una señal del inmenso amor de Dios que vino para todos y todas. “La encarnación”. Las hermanas de Chile nos comparten creativamente este sueño de Dios.

¡De repente Dios se sintió inquieto! Daba vueltas y vueltas y le parecía que faltaba algo a su Creación… Pero ¿qué?

“Soy Dios”, se dijo, “soy Vida, soy Amor, soy Espíritu, soy Padre de un Hijo muy querido. Hace millones de siglos, llamé al hombre a la tierra, “hombre y mujer”, mi obra maestra… Sin embargo me responde bien mal a veces… Me parece que algo le hace falta al

Y Dios daba vueltas y vueltas en su cabeza.

Se encontró con el Hijo que dijo, “Padre, me parece bien preocupado… tal vez porque nos falta algo a nosotros.”

El Espíritu pasaba por allí y se detuvo al oír al Hijo, al mismo tiempo que el Padre abría los ojos tan grandes que el Hijo se vio en ellos.

“Dime Hijo, soy solo escucha. Tú siempre tienes palabras de sabiduría.”

“Creo”, dijo el Hijo, “que nosotros y los hombres somos “complementarios”, pero no hicimos el contacto real con ellos y tampoco ellos con nosotros. Falta algo a los dos”.

El Padre arrugó la frente. ¿Será que no hice bien mi creación?”

“No Padre, todo lo que Usted hizo y sigue haciendo está muy bien, pero hay algo que la Creación todavía no entiende o no sabe. Le tengo una sugerencia: hacerme hombre, como todos los hombres, vivir en medio de ellos, para llevarles ese mensaje que Dios les ama tanto que envía a su Hijo a ser uno de ellos, para que sepan de una vez, cuánto les ama. Y yo trataré de manifestarles con mi vida, que ellos también son tus hijos e hijas, que Tú eres su Padre. Para que el amor tuyo brote en sus corazones y sepan que son hermanas y hermanos entre ellos”.

“Con tu ayuda y la ayuda tuya Espíritu, estoy dispuesto a hacer en todo tu Voluntad, hasta dar mi vida por ellos, por amor a Ti y a ellos”.

El Padre quedó pensativo. Después de un momento dijo, “Creo que tienes razón Hijo. Pero no puedes aparecer así en la tierra, hombre hecho y derecho. Tendrías que pasar por todas las etapas de la vida de los hombres, vivirlas de verdad.”

El Espíritu que escuchaba todo, dijo, “Tienes razón Padre, y creo que tengo la solución. Conozco a una mujer, muy bella y muy pura, la preparé desde siempre. Ella tiene un corazón grande para amar y para servir. Creo que podemos pedirle ser la Madre del Hijo del Hombre. Vive en Nazaret.”

De repente, todo quedo claro en la cabeza del Padre. Llamó a su mejor Mensajero, él de las buenas noticias, Gabriel. Le contó lo que quería y añadió, “Salúdala de mi parte. Dile que es mi Elegida, que está llena de mi gracia y de mi Espíritu.”

Gabriel llegó donde Myriam, esa humilde mujer elegida por Dios, para que sea posible este “contacto real”, la simbiosis, esta unión total entre Dios y la Humanidad.

Por supuesto, Myriam se sorprendió mucho con esta visita, ella tan sencilla, tan chiquilla, pero siempre disponible para Dios. Aceptó su plan de salvación diciendo, “Soy la servidora del Señor, que se haga en mí según su Palabra”.

Y la Palabra se hizo carne, y Jesús, Hombre entre los hombres.

“¡Uf!”, dijo Dios. “Ahora sí, el Hombre es mi obra maestra. Mi Espíritu que volteaba en la Creación hace posible la re-creación porque ahora vive en mi Hijo, quien es uno solo Dios y Hombre”.

“¡Ojalá todos los hombres y mujeres participen plenamente de mi vida divina y sean discípulos activos de mi Reino. Les quiero tanto a esos chiquillos y chiquillas y siempre veo en cada uno de ellos y ellas, a mi Hijo”.

 

¡Qué viva Dios! ¡Qué viva Jesús!

¡Qué vivan las Mujeres y los Hombres de todos los tiempos y todos los lugares!

¡Qué cada una de nosotras permita que renazca en su corazón

la Vida de Dios entregada a todos, porque es así que todos los días nace el Señor!

¡FELIZ Y SANTA NAVIDAD!

Noëlle Voisin y sus hermanas de Chile

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × tres =

Un peu
d’histoire

Notre
Spiritualité

Rejoindre
notre famille

Nos
communautés

Newsletter

Inscrivez-vous si vous désirez recevoir la lettre d’information de la Congrégation

Nous n’envoyons pas de messages indésirables ! Lisez notre politique de confidentialité pour plus d’informations.

Share This