Celebración de acción de gracias por la vida del Padre Le Cunff

Capellán de la Casa Madre de las Hijas de Jesús de Kermaría de 2010 a Octubre 2021, el Padre Emmanuel Le Cunff falleció el 2 de Noviembre 2021. Durante la celebración de acción de gracias, la Hermana Marie-Thérèse Quéré hizo revivir el carisma del Padre.

Presentación

 

En su carta a los Romanos, San Pablo nos presenta su misión de servicio como dirigida a las personas no judías. El extracto que vamos a escuchar ha sido retenido, hoy, para la liturgia de la misa. Sabemos cuán importante fue para el Padre Le Cunff, en la celebración de las exequias de las Hermanas, utilizar lo más que se pueda los textos del día.

 

Es ése texto, tomado en la liturgia de este viernes, que nos dio pues naturalmente las pistas de reflexión para celebrar, en la acción de gracias, su “paso” de 11 años entre nosotras. Para agradecer al Señor de ello, retenemos tres principales aspectos de su persona, que transparentan en este extracto del capítulo 15 de la carta de San Pablo a los Romanos.

Palabras de aliento y mirada positiva sobre las personas y las comunidades.

 

Uno de los aspectos que aparece primero, es la mirada que el apóstol lleva sobre las comunidades cristianas, nacidas de la primera evangelización: “Estoy convencido de que ustedes están llenos de buenas cualidades, con un conocimiento auténtico de Dios, y que son capaces de reprenderse mutuamente”. Como en San Pablo, hemos sentido en el Padre Le Cunff esta capacidad para discernir todo lo positivo que existía a su llegada en el lugar donde había llegado como pastor.

Queremos agradecer al Señor por este don que había recibido y cultivado, y que le permitía hacerse cercano, con una notable sencillez, de cada persona encontrada y de los diferentes grupos comunitarios en su carácter específico. No había llegado primero para volver a ubicar lo que no funcionaba, y aún si no estaba probablemente siempre de acuerdo con todas las maneras de hacer ya establecidas, esta mirada de entrada positiva le permitía sugerir algunos posibles cambios.

Meditamos durante un momento en la acción de gracias, lo que, sin duda, ha sido la obra de Dios en él y agradecemos por ello.

 

Aquel que ama ya atravesó la muerte,

Nada podrá separarle del Dios vivo.

Jo Akepsimas Mannick

Audacia “en el Espíritu”, prudencia y perseverancia, legítima dignidad

 

Un segundo don recibido por el apóstol Pablo para llevar a bien su misión se revela en las líneas que siguen: “Les escribí con un poco de audacia para recordarles algunas cosas… La gracia que Dios me dio es ser ministro de Cristo Jesús con la función sagrada de anunciar el Evangelio de Dios… Pongo mi orgullo en Cristo Jesús, por lo que es del servicio de Dios. Pues no me atrevería a hablar de otra cosa fuera de lo que Cristo ha hecho valiéndose de mí, por la palabra y la acción…”

Como de San Pablo, podemos decir del Padre Le Cunff que estaba lleno de la Buena Noticia de Cristo, y lo que decía, particularmente en sus homilías, pero también en los encuentros cotidianos, era el reflejo de su seguimiento de Jesús, que manifestaba por sus gestos y palabras, en una notable coherencia de vida.

La última homilía que intentaba hacer el Domingo pasado iba, como siempre, a lo esencial, y, si tuvo que renunciar a celebrar una última vez la Fiesta de los Santos con nosotras, es que de verdad sentía sus fuerzas abandonarle. Se entregó entonces al Padre de Jesús, ese Maestro y Señor en pos del cual se había ubicado en todos los instantes de su vida.

 

 

Es de esto que damos gracias juntas hoy, ya que se nos ha sido dado ser las felices beneficiarias de ello durante estos once años.

 

Si nuestra sed de tu luz

nos hizo atravesar el miedo,

ante ti, Señor,

tendremos el corazón en paz.

 

 

Servidor, ministro de Cristo, con el poder del Espíritu de Dios

El último aspecto que retendremos hoy de la carta de Pablo, en nuestra acción de gracias por la misión del Padre Le Cunff, es aquel que se expresa a lo largo del texto en varias expresiones ya citadas. En la mención de la persona de Cristo se añaden en el extracto dos menciones del Espíritu Santo como aquel que “santifica” y manifiesta su “poder”, reforzando la difusión del Evangelio hecha por todos los bautizados, especialmente por los que ejercen en la Iglesia un ministerio particular al servicio del conjunto.

Sin ninguna duda, el Padre Le Cunff demostró en lo cotidiano y más específicamente en la celebración de la Eucaristía y del sacramento de la reconciliación cuán importante era para él, el papel del Espíritu en la Iglesia. Esto no le empujaba por otras partes a considerarse como un privilegiado. Quedaba el “servidor” de lo que sabía más grande que él y había privilegiado esta dimensión de Encarnación que lo hacía tan cercano a nosotras, las Hijas de Jesús, quienes hemos recibido la misión de humanizar “honrando la Humanidad santa del Hijo de Dios”.

Por todo esto y también por muchos detalles de los que cada una de nosotras ha podido ser testigo, damos gracias a Dios hoy.

 

Si nuestra hambre de tu palabra

alimentó nuestros corazones heridos,

ante ti, Señor,

tendremos el corazón en paz.

Ahora escucharemos de nuevo el último pasaje del Evangelio de San Marcos 12, 18-34, que el Padre Le Cunff proclamó en esta capilla el Domingo pasado. Pesaba cada una de las palabras – lo que también se debía a su dificultad más grande de elocución -, antes de hacer el esbozo de un breve comentario donde estaba de relieve la palabra “Escucha”, en la cual volvió de nuevo a final de la misa. Escuchemos de nuevo este pasaje:

Amarás al Señor tu Dios

con todo tu corazón, con toda tu alma,

con todo tu espíritu, con toda tu fuerza,

amarás a tu prójimo como a ti mismo.

Kermaria, Francia

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Un peu
d’histoire

Notre
Spiritualité

Rejoindre
notre famille

Nos
communautés

Newsletter

Inscrivez-vous si vous désirez recevoir la lettre d’information de la Congrégation

Nous n’envoyons pas de messages indésirables ! Lisez notre politique de confidentialité pour plus d’informations.

Share This