Capellán por un día

aumonier-pour-une-journee-01Mary Clare Mason consagra de vez en cuando un día como capellán en la catedral (anglicana) de Peterborough.

Es para ella una manera de vivir una de las Orientaciones del Capítulo 2010:

Tejer lazos de fraternidad”.

Se trata de dar al otro un lugar para ser escuchado. Es también un compromiso ecuménico.

“Es eso, el rol que cumplo al caminar en la catedral donde me encuentro con personas que vienen de todas partes del mundo”, dice ella.

aumonier-opour-une-journee-02

La catedral abriga la tumba de la reina Catherine de Aragón (1485-1536), primera esposa del rey Enrique VIII. Esta personalidad emblemática de la historia de la Reforma en Inglaterra quedó en la memoria del pueblo. Ampliamente mirada como santa a causa de su fidelidad a la fe católica, está visitada por muchos que pasan a orar en su santuario.

Dos capillas laterales de la catedral sirven como lugares de oración y de reflexión silenciosa y es allí que el capellán puede compartir más profundamente con los visitantes.

aumonier-opour-une-journee-04-logo

Aquí dos ejemplos que me impactaron:

  • Un primer encuentro con una pareja de Australia, feliz de escuchar del trabajo en conjunto entre las distintas confesiones y la municipalidad de Peterborough en vistas a construir puentes entre culturas en un movimiento de reciprocidad, la diferencia volviéndose riqueza.(Orientaciones del capítulo 2010). Les gustaría ver germinar una iniciativa similar allá donde ellos.
  • Un segundo encuentro con una mujer canadiense de Toronto, portuguesa de origen, viviendo en Qatar. Recientemente separada de su marido y lejos de su casa, necesitaba de una escucha benévola.

aumonier-opour-une-journee-03Como la catedral se encuentra en la cercanía de una oficina regional de pasaportes, atrae a gente en espera de ese documento. Entran a una de las catedrales tal vez menos conocida pero se van llenos de admiración, impactados por la belleza del edificio. Varios finalizan su visita sentándose en la nave para contemplar la majestad de la catedral y empaparse de su atmósfera de oración.

Cuando suena la hora, dirijo un momento de oración desde el púlpito. Es emocionante ver a la gente parar y escuchar el corto pasaje del Evangelio leído en voz alta.

Mi día de capellánse concluye con la participación en las vísperas: leo uno de los pasajes de los Evangelios. Vuelvo a casa agotada, pero sabiendo que “mis encuentros permitieron que Dios sea revelado en la sencillez y la gratuidad.

Mary Clare Mason

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce − 6 =

Un peu
d’histoire

Notre
Spiritualité

Rejoindre
notre famille

Nos
communautés

Newsletter

Inscrivez-vous si vous désirez recevoir la lettre d’information de la Congrégation

Nous n’envoyons pas de messages indésirables ! Lisez notre politique de confidentialité pour plus d’informations.

Share This