Vive viejo y vive bien!

Hna. Germaine Aoulassa, una joven Hermana de Cameoun, acaba de terminar una pasantía de dos meses en Francia. Comparte con nosotros su experiencia de trabajo como enfermera en la Casa Madre, Kermaria, en Bretaña. Para ella, fue un descubrimiento enriquecedor de una nueva realidad.

 

Después de mis estudios de enfermería, la congregación me permitió vivir una peregrinación a Les Origines y una experiencia de trabajo en la EHPAD (institución para el alojamiento de personas mayores dependientes) de la Sagrada Familia, en Kermaria, Bretaña, Francia. Originaria de Camerún, donde todavía no existen los EHPAD y las residencias de ancianos, esta realidad era nueva y muy enriquecedora para mí.

 

 

Me impresionó la apertura y el buen ambiente de los cuidadores, Hermanas y voluntarios que trabajan en esta estructura. Todo esto facilitó mi integración. Aprendí con el personal de enfermería, las realidades del cuidado en Francia, las técnicas de los enfoques para crear relaciones con los ancianos. El amor al trabajo, la organización del cuidado, el trabajo en equipo y el humor son fuerzas que ayudan a vivir esta misión con gran humanidad. He recibido mucho de los residentes y del personal, también he traído lo que soy, mi diferencia.

 

Caminar al ritmo del otro

 

He descubierto que apoyar a las personas al final de sus vidas significa caminar al ritmo de todos, según su estado de dependencia. También descubrí que tomar tiempo era muy importante para estar en contacto con los demás, escucharlos, cuidarlos, lavarlos, ducharse, bañarse, comer, entretenerse. A menudo era necesario decir y repetir la misma frase. Esto me obligó a desarrollar la paciencia, la bondad, a entrar en el mundo de cada persona para comprenderlo y ofrecer la ayuda adecuada. Experimenté la importancia de la comunicación a través del tacto, la mirada, el silencio o unas pocas palabras. Encontré alegría en el servicio, hubo comunicación entre nosotros, fue una manera de vivir el Evangelio, de encontrar a Cristo.

 

 

«Somos viejos y vivimos bien»

 

Cuando llegué, una Hermana me dijo: «Estamos contentas de conocerte, ya ves, somos viejas y vivimos bien». «Asombrado, me preguntaba qué quería decirme. A medida que avanzaba, descubrí que su alegría provenía de sentirse rodeados, amados y visitados. Las sesiones de animación, las visitas, todos estos momentos de relación fueron parte de los momentos en los que todos olvidaron sus dolores, su fatiga y se sintieron bien. Dar a estas personas una calidad de vida es honrar la santa humanidad de Jesús. (Cf. Regla de Vida no 3) La animación de las oraciones de las Hermanas, el hecho de hacerlas conscientes de la vida de la Congregación, permitió que las Hermanas mayores dependientes se sintieran como Hijas de Jesús.

 

«Si me escuchara a mí mismo…»

 

 

Varias veces he escuchado esta frase «si me escuchara a mí mismo…». Un día estaba en el origen de un encuentro profundo con una Hermana. Esta frase y lo que ella me dijo siguen razonando en mí: «Si me escuchara a mí mismo…». Cuando me escucho a mí mismo, escucho mis debilidades, mis debilidades, mis sufrimientos… que me desaniman, pero cuando escucho al Señor en mí, elijo la vida y me abandono.

 

Viviendo con ellos durante estas tres semanas, comprendí que la felicidad consiste en consentir la propia realidad en el corazón de la propia fragilidad y darle sentido, en mirar las gracias que el Señor nos da cada día y decirse a sí misma, con humor, como esta hermana: «Nos reímos, nos divertimos, visitamos, nos tocamos, nos cuidamos y vivimos bien». ». Observando la atención que se prestaba el uno al otro, aprendí que nunca eres lo suficientemente pobre para dar, para amar.

 

A través de esta experiencia, entiendo que nuestra vida es un don, que está hecha de pasajes continuos y que es bueno saber vivir un día a la vez recogiendo las gracias de Dios siempre dadas.

 

 

Hna Germaine Aoulassa hj

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un peu
d’histoire

Notre
Spiritualité

Rejoindre
notre famille

Nos
communautés

Newsletter

Inscrivez-vous si vous désirez recevoir la lettre d’information de la Congrégation

Nous n’envoyons pas de messages indésirables ! Lisez notre politique de confidentialité pour plus d’informations.