«Ve y di a mis hermanos que vayan a Galilea, allí me verán.»

 

Hna Marie Thérèse Catusse, en comunidad en Camerún, fue a celebrar Pascua con una pequeña comunidad cristiana cerca de N’Gaoundéré. Ella encontró, para su sorpresa, que ella no es la primera Hija de Jesús a ir allí.

 

 

«Vaya a Galilea»

 

Es hoy el escuchar el llamado del Papa Francisco «Vayan a las fronteras…a las periferias. » El pueblito de Darang es una «periferia» de la parroquia universitaria de Bini Dang. El sacerdote me propuso acompañarlo y tuve la oportunidad de celebrar allá la Pascua. ¡Qué alegría volver a casa para saber que esta comunidad ha surgido con las Hijas de Jesús en los años de 1996!

 

 

 

Grano sembrado en la confianza

 

Las Hermana Patricia Pellerin y y Thérèse Le Carrer han ido allí a petición de algunos cristianos. Aquí está lo que escribe Thérèse le Carrer:

 

«En estos años, 1996-2002, hubo algunos chadianos en este pueblo guardianes de tierras que pertenecían a personas de N’Gaoundéré.. Son ellos los que demostraron por primera vez un deseo de la oración y del compartir del Evangelio. Luego los cristianos de otros barrios se unieron a ellos. Construyeron un refugio sencillo donde nos encontrábamos una vez a la semana. »

 

Dejaron un embrión de comunidad que se abrió camino.

Grano que da frutos

 

Más de 20 años después, encontré una comunidad viva, dinámica, organizada como una parroquia real: coro, grupo de niños, de mujeres, de liturgia, de catequesis, de Caritas (Socorro Católico). La celebración de la Pascua da testimonio de ello.

 

Las mamás, en su hermoso uniforme, piden la bendición al sacerdote y expresen su deseo de unirse a otros grupos de mujeres.

 

El Grupo Caritas había organizado una colección que hacía posible compartir con 14 necesitados de la comunidad: huérfanos, ancianos. «No necesitamos ser ricos para compartir” destacó al sacerdote felicitándolos.

 

Al final de la celebración, una comida fraternal espera a todos los participantes. Con el Padre Cura, estamos encantados de participar.

 

La vida de esta pequeña comunidad me recordó a la de los primeros cristianos descrita en los Actos de los Apóstoles (AC 2, 42-45) «Fueron asiduos a la enseñanza de los Apóstoles, a la comunión fraternal, la fracción del pan y las oraciones. Todos los creyentes vivían juntos y tenían todo en común. »

 

 

 

Gracias, Señor por continuar a interpelarnos como Hijas de Jesús a:

 

  • «Emprender con la audacia de la fe» como nuestras primeras hermanas
  • “Reconocer tu presencia «en las realidades las más concretas y los gestos los más diarios»
  • “ Contemplarte en la cara de cada uno de nuestros hermanos. »

 

Hermana Marie -Thérèse Catusse FJ, Camerún

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Un peu
d’histoire

Notre
Spiritualité

Rejoindre
notre famille

Nos
communautés

Newsletter

Inscrivez-vous si vous désirez recevoir la lettre d’information de la Congrégation

Nous n’envoyons pas de messages indésirables ! Lisez notre politique de confidentialité pour plus d’informations.

Share This