¿Van a dejarle irse así?

Las Hijas de Jesús de Daoukro (Costa de Márfil) y la escuela ayudan a una familia a vivir cristianamente la muerte de su hijo.

Un domingo, por la tarde, una llamada sorprendió toda la comunidad, sobre todo nuestras dos hermanas que trabajan en la escuela. Maël, 5 años, acaba de morir, después de 2 días solamente de enfermedad. ¿Que ha pasado? Qué enfermadad han encontrado ? Inútil hacerse preguntas, la
realidad está.symbole oiseau

Chófer del autocar, maestro, maestras y Hermanas vamos a visitar a la mamá y a toda la familia. Ya hay mucha gente. Después de largos minutos llenos de emoción, rezamos con ellos, pues la madre y los suyos son cristianos. Es verdad que el niño no era bautizado (en nuestra región, muy pocos lo son pequeñitos,) pero siempre se unía a la oración de su maestra que lo sentía muy receptivo.

En el momento de nuestra salida, el abuelo nos dice : « Mañana, muy tempranito, lo enterraremos »

  • ¡ Cómo ! ¿Van a dejarle irse así ? Son Cristianos y él rezaba con nosotras. Mañana, vendremos, vamos preparar algo, ver a un Padre. Mañana, nos llamaremos por teléfono.

Lo que hacemos à las 9 de la mañana. « Es el momento. La familia está lista. »

Hemos preparado algunos textos, el Padre también. Muchas madres están aquí, sus niños en los brazos o en la espalda. ¡Es desgarrador pensar en el dolor de los padres!

mains prièreEn presencia del cuerpecito plegado en una estera cubierta de una alfombra, la oración es sencilla pero intensa. He aquí el texto – retocado en algunos sitios- leido por su directora, la Hermana Irène (el Padre presentó el texto diciendo que las educadoras son como una segunda madre para los pequeñitos)

« Mi pequeñito, mi tesoro, la carne de mi carne que he llevado, a quién he dado luz, que he nutrido, acunado, cuidado, vigilado, tenido por la mano a lo largo de las horas sombías y de los días felices.

Mi pequeñito, mi amor, transfigurado en la luz, creo que no has perdido nada de lo que hace de tí un ser único.

Tú eres un ser insustituible para Dios, para tu padre, tu madre. Mi pequeñito, mi querido, queremos guardar el recuerdo de los días felices cuando tu sonrisa iluminaba tu rostro.

Mi pequeñito, hoy de nuevo nacido, tu presencia nueva se levanta en nuestro corazón como un sol de primavera que nos ilumina y aleja las tinieblas de la desesperanza que nos destruían.

Mi pequeñito, mi angelito, nos atrevemos a rezarte.¿ Es que nos estás, ahora, más próximo que nosotros del amor ardiente del corazón de Dios ?

Te oramos de ayudarnos a no quedar engotados en un pasado que ya no existe.

Mi pequeñito, pués ya eres nuestro mayor en esa larga ascensión hacia Dios, tómanos de la mano para que tengamos la fuerza de avanzar más lejos, danos la fuerza de superarnos para alcanzar aquella alegría luminosa en la que tú nos has adelantado.

Mi pequeñito, tu sonrisa nos falta pero creemos que tu amor para nosotros es inmortal »

Después de la bendición del cuerpo, nos vamos hacia el cementerio (sin la madre como es de costumbre por aquí). Maël ha sido acompañado por la oración hasta el final. Sus padres, también. Por la tarde, nueva visita a la familia. Todo se ha pasado bien y todos están llenos de agradecimiento. Pero añaden que algunos miembros de la familia hablan de hacer « sacrificios ». El sincretismo nunca está muy lejos. El Padre, venido con nosotras, dice que volverá más tarde, bendecirá todas las piezas de la casa, que tienen que terminar en cristianos lo que han comenzadosymbole en cristianos.

La escuela y la comunidad han sido verdaderamente un puente entre la tradición y la Iglesia. Un pasito en la evangelización de las culturas. Un pasito hacia la toma en cuenta de toda criatura, aunque crianza. Y en este año del Jubileo de la Misericordia, la ternura de Dios se ha acercado a una familia afligida.

¡Y Dios conoce todas las señales de agradecimiento expresadas !

.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − 9 =

Un peu
d’histoire

Notre
Spiritualité

Rejoindre
notre famille

Nos
communautés

Newsletter

Inscrivez-vous si vous désirez recevoir la lettre d’information de la Congrégation

Nous n’envoyons pas de messages indésirables ! Lisez notre politique de confidentialité pour plus d’informations.

Share This