Una comunidad en marche – San Benîto celebra su 50 aniversario

El 8 de mayo vio a las Hijas de Jesús invitadas a asociarse a la festividad al ocasión del quincuagésimo aniversario de la Iglesia San Benito en Rennes, Francia. Las Hermanas que fueron parte de esta historia estaban felices de dar gracias a Dios con la parroquia.

El 8 de mayo de 2022, es un día de festividad en el distrito de Blosne en Rennes, la parroquia de Santa Elisabeth de Hungría celebra el 50 aniversario de la consagración de la Iglesia San Benito. En todo el desfile del clero y de los laicos presentes en esta memoria, hay un grupo de ocho Hijas de Jesús que tienen una segunda razón para hacer memoria. Ellas representan a las 59 Hijas de Jesús que han caminado con esta comunidad cristiana desde 1970. La historia y la evolución de la “comunidadde fiesta, revestida de una amplia diversidad“, recuerda también una presencia fiel de tres comunidades de Hermanas. Todos y todas pueden dar gracias por “esta rica historia de fraternidad viva construida a lo largo de los años”.

¡Alégrense!, ¡Griten de alegría!

El programa matutino comienza con una misa festiva presidida por Monseñor D’Ornellas, el Arzobispo de Rennes. Este último nos conoce bien y habla sobre sus visitas pastorales a la parroquia como “las visitas de un hermano entre sus hermanos“. Tan pronto como ingresó con el párroco, el Padre Vast-Amarey Adjobi y otros nueve sacerdotes que han participado en el cargo pastoral a lo largo de los años, vemos sonrisas y la alegría de encontrar rostros de amigos con quienes vivimos una historia común.

Este día, la iglesia está en sus treinta y uno, toda florida y decorada con alrededor de cincuenta banderas de los países de los que venimos. Desde el exterior, es una iglesia baja y sobria, ubicada en medio de las grandes torres de vivienda a precio módico. El párroco la describe como “una presencia de pobre entre los pobres“. Pero, oculto por dentro, hay otro aspecto del vecindario, su capacidad de ser abierto y acogedor. Con una forma circular, está hecho para reunir a su familia del Blosne alrededor del altar. El día de los 50 años, la comunidad deja del lado la sobriedad, para dar lugar a la exuberancia y los aplausos. Los músicos nos llevan a la alabanza y una verdadera atmósfera de alegría se está asentando.

Testimonios de vitalidad y de esperanza

Todos y todas encuentran su lugar en la celebración, desde los niños pequeños hasta los más mayores. El desarrollo de la celebración sigue siendo sencillo y espontáneo, pero es evidente que todo ha sido cuidadosamente preparado. No hay escasez de talentos en el Blosne y se nota en :

  • La presencia al comienzo de la Misa de los Representantes de la Comunidad Musulmana, que vinieron a testificar su apoyo y de una “relación fraterna basada en el respeto mutuo“.
  • La Misa del Blosne” compuesta para la ocasión por el Padre Ndaroumba, y el canto del Padre Adjobi, “Tomar cuidado, un paso más en el amor” que nos cuenta sobre la fe en acción.
  • – La procesión de las ofrendas que incluso incluye una escoba y donde uno da gracias al Señor por todos los voluntarios que “por su servicio contribuyen a la comunión fraterna“.
  • – La oración del quincuagésimo aniversario que recitamos juntos y que bendice al Señor por “el ayer, hoy y por el futuro que comienza con una generación ferviente y misionera para mañana“.
  • -La transmisión al final de la Misa de la Llama del quincuagésimo aniversario, trasmitida de un feligrés de 89 años, a una joven de 23 años que ha vivido la Iniciación en la fe y que acompaña hoy esta propuesta parroquial.
  • – El hermoso libro* ilustrado con 60 páginas, dibujado y diseñado por un feligrés diseñador y artista gráfico. Este libro lleno de testimonios y recuerdos relata la historia de la parroquia y de su inserción en el vecindario.

La contribución de las Hijas de Jesús

Es emocionante reconocer en todo esto la contribución de nuestras Hermanas. Cómo no dar un lugar de honor al establecimiento en 1970 de la escuela maternal y la escuela primaria de San Armely de una comunidad de Hermanas en el décimo piso de una de las torres en el vecindario.

En aquel momento, el proyecto despertó la reticencia y las incomprensiones, pero la Congregación ha tenido:

  • – a invertirse en esta escuela abierto a todas las categorías sociales y a todas las religiones y nacionalidades.
  • – a enraizarse en un nuevo sector más cerca posible de una población trabajadora y venida de la inmigración.

La escuela ya no depende de nosotras, pero continúa floreciendo. El espíritu de acogida y de respeto de las diferencias que las primeras Hermanas han inculcado continúa animándola.

El deseo de permanecer “abierta y acogedora en el distrito, en el mundo, para lo universal” también se encuentra en otros testimonios de compromiso de las Hermanas en diversas actividades: la pastoral, la catequesis, los artes plásticas y la vida asociativa múltiple de lo que siempre hemos llamado ZUP sur (Zona para ser urbanizada como una prioridad). Todos hablan de nuestra elección “avanzar junto con paciencia y humildad en un camino de diálogo, de verdad, de humanidad… para el anuncio del Reino“.

Las hermanas presentes en la celebración

detrás: Hnas Marcelle Cottais, Elisabeth Blanc, Rhona Burns, Madeleine Menier, Lisette Mazo

delante: Hnas Yvonne Hindré, Annick Faou, Odile Le Faucheux

 

La fiesta continúa

Después de la Misa, la fiesta continúa, por supuesto. Un aperitivo en el atrio de la iglesia nos permite saludar a cada uno y tomar noticias. Luego, tomamos el camino hacia la escuela San Armel que está detrás de la iglesia para una comida compartida, seguido de una tarde festiva.

Allí, podemos hablar de una versión moderna de la multiplicación de los panes: ¡60 personas inscritas para 150 presentes! En todos casos todos son atendidos por voluntarios atentos, y todos tienen que comer.

Los jóvenes nos deleitan desde el karaoke y el Padre Adjobi nos revela su talento para la danza bretona.

Volteado hacia el futuro

Hoy, el distrito de Blosne ya no es como lo fue hace 50 años, la parroquia tampoco. Los grandes proyectos de construcción actuales alrededor de la iglesia son un signo de la evolución constante del sector. La población también ha cambiado con sucesivas olas de inmigración. Pero la población que habita en el sector tanto necesita el anuncio de la Buena Noticia como hace 50 años. El terreno ha cambiado, pero la comunidad cristiana, incluidas las Hermanas están aún presentes, tiene la misma misión de evangelización. El Arzobispo alentó fuertemente a Roseanne, la joven que recibió la llama, a continuar su camino con el fin de pasarla, dentro de 25 años, a otra más joven que ella. Con todos los signos de vitalidad que vimos el 8 de mayo, el Arzobispo tiene buena razón para esperar.

El futuro es bien lo que se está emergiendo fácilmente

de la celebración del quincuagésimo aniversario de San Benito,

llena de esperanza”

*Para obtener el libro del quincuagésimo (a 10 euros): contact@sainte-elisabeth-rennes.fr

Hna. Rhona Burns HJ,

Por todas las Hermanas

quienes sirvieron en el Blosne

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − ocho =

Un peu
d’histoire

Notre
Spiritualité

Rejoindre
notre famille

Nos
communautés

Newsletter

Inscrivez-vous si vous désirez recevoir la lettre d’information de la Congrégation

Nous n’envoyons pas de messages indésirables ! Lisez notre politique de confidentialité pour plus d’informations.

Share This