Unas noticias de Kermaría

Sor Anne, Provincial Francia – Bélgica, nos da noticias de Kermaria.

A pesar del confinamiento que parece alargar los días, el tiempo pasa muy rápido cuando uno mira las semanas que pasaron desde el último correo. Pero imaginamos el precio que hay que pagar, cuando, todo el día, hay que quedar en el espacio reducido de un cuarto que da la impresión de ahogarse.

Entonces, abramos juntas una ventana sobre el jardín donde algunas Hermanas circulan, respiran profundamente y contemplan esta maravillosa naturaleza. Nosotras que no podemos acceder a los lugares, nos gustaría ir a aspirar el buen olor de las flores.

 

Pasajes para vivir

 

Desde nuestro mensaje precedente, hubo pasajes, sí, Pascuas vino a atravesar nuestras vidas ensombrecidas y unas tumbas se abrieron. Varias de nuestras Hermanas pudieron dejar el espacio “Covid-19” y volver a su cuarto, su campo personal.

Es ya una pequeña victoria. Pero cuidado… hay que quedar prudente, guardar las distancias, llevar su máscara, utilizar el gel. Este reglamento, oh cuán importante, es igual para todas, es vital. Pero ¡qué difícil respetarlo!

Durante Semana Santa, pusieron todos los medios en Kermaría para que unos tiempos de celebración fueran emitidos en grande parte de los cuartos. ¡Qué hazaña! Gracias al servicio técnico.

 

Tiempos de oración retransmitidos

 

Desde el Jueves Santo, el Padre Le Cunff, como los grandes presentadores de la radio interviene a partir de la sacristía muy cerca de la capilla, mientras Marie Noëlle, quien anima la parte cantos, se encuentra, en la capilla, con por único colaborador, San José.

Pacientemente, él vela esperando volver a ver esta pequeña gente quien, habitualmente, en el transcurso del día, pasa y vuelve a pasar viniendo así a hacerle una corta visita. El sabe que, cuando será posible, el desfile volverá en una capilla toda restaurada. Con sus intervenciones, el Padre Le Cunff vuelve a dar un poco de aliento, de esperanza a cada una, evocando los encuentros de Jesús con tantos hombres y mujeres agobiados, deseosos de sanación, fortalecimiento, consuelo. Él conoce los sufrimientos y las esperanzas de las unas y las otras y encuentra siempre las palabras que consuelan.

 

De la curación a la comunión

 

Otra consolación nacida de los gestos de solidaridad: correo, llamadas telefónicas, gestos de atención hacia las Hermanas. En las fiestas pascuales, Hermana Michelle quiso manifestar su benevolencia a cada una de las Hermanas distribuyendo un pequeño mensaje, como signo de cariño en nombre de Cristo Resucitado. A las 20:00, ninguna de ellas puede reunirse, en sus ventanas, con la gente de las ciudades para aplaudir el personal de los cuidados pero sin embargo, lanzan floreros de gracias cada vez que una atención les es brindada y la alegría está compartida.

Una de nuestras Hermanas, Marie Jouchet, se expresa en nombre de todas.

Gracias por su comunicado que nos conforta en este tiempo de confinamiento. Mientras que en la naturaleza, todo nos invita al aire libre, a la alegría: el sol, los pájaros, las flores, los colores de la vida que renace, tenemos que aceptar los apremios del aislamiento. En esta prueba, somos, a pesar de todo, favorecidas. El personal que acogemos, nos ofrece en cada visita, un rayo de sol, la dicha de vivir… los papeles, juegos, historias, textos diversos que nos dan, son una preciosa muralla contra el enemigo. Las relaciones: Hermanas, familias, amigos (para las que tienen computadora), nuestros cortos recreos de la tarde, etc… todo eso nos ayuda. Pero cómo no pensar en todas las personas, las familias que viven en la angustia, el miedo, la enfermedad… Este “retiro” no escogido, nos permite sin embargo volver a lo esencial, a lo que ha marcado nuestras vidas, nuestros caminos: él de la encarnación. En esta fiesta de Pascuas, que el Señor resucitado traiga a nuestro mundo, vida, luz y alegría. Que la esperanza nos oriente hacia un mundo nuevo.”

Gracias Marie por este bello testimonio que nos da la alegría de comulgar a lo que varios viven intensamente. Otra se exclama “Nunca he entendido tanto lo que quiere decir “Honrar la Humanidad Santa del Hijo de Dios” “Qué suerte poder beneficiar de toda esta calma, de esta comida para restaurarnos. ¡Qué consentidas somos!…”

Unas Hermanas venidas de refuerzo expresan también su agradecimiento por la confianza concedida y el servicio ofrecido. Una experiencia dura, única, portadora de sentido.

«No nos olvidamos de otras comunidades»

Estas noticias de la Casa Madre nos permiten comunicar lo que viven las Hermanas las más desprovistas a nivel de medios de comunicación pero eso no significa que subestimamos lo que se vive en las pequeñas comunidades de la Provincia.

Todas están bien presentes en nuestras memorias y nuestras oraciones. Sabemos cuánto las vice-provinciales se preocupan por tomar noticias de ellas y acompañarles en este tiempo de prueba. Gracias también a cada una de ellas.

Señor, en mi camino de Emaús, estabas ahí, escondido en lo profundo de mis oscuridades y yo no lo sabía…

 

Sr Anne Thirion, Rennes, FRance

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 2 =

Un peu
d’histoire

Notre
Spiritualité

Rejoindre
notre famille

Nos
communautés

Newsletter

Inscrivez-vous si vous désirez recevoir la lettre d’information de la Congrégation

Nous n’envoyons pas de messages indésirables ! Lisez notre politique de confidentialité pour plus d’informations.

Share This