UNA CASA PARA EL PUEBLO: UN SUEÑO SOLIDARIO

casa2 ed

Hace un tiempito que la Congregación se retiró del pueblo de Tucapel en el centro sur de Chile. Se entregó la casa a la Parroquia San Diego de Alcalá, el terreno había sido regalado. Más de una vez se había pensado que la casa podría tener un uso social. Gente del pueblo había sugerido al entonces párroco, que fuera un asilo para personas necesitadas de la tercera edad. No prosperó la iniciativa.

Como estamos acostumbradas a “lentas germinaciones” en casa edinuestra historia, tuvimos que esperar el año 2014 para ver realizado este sueño del pueblo y de las hermanas. Es un proyecto que hizo posible el nuevo alcalde, hijo de una asociada de Tucapel.

Se remodeló partes de la casa y se construyó un salón grande para actividades y terapias. Actualmente son alrededor de 50 personas, mujeres y varones de la tercera edad que se reúnen allí de Lunes a Viernes. Un grupo por la mañana y otro por la tarde. Un vehículo de la Alcaldía trae algunos de Polcura y Huépil. Son atendidos por especialistas: kinesiólogos, asistentes sociales, enfermeras…reciben una colación por la mañana y también por la tarde.

casa3ed Los resultados han sido sorprendentes. Personas que vivían solas, con dificultades físicas, con depresión…se han levantado, han vuelto a gozar de la vida, de la amistad. Han conocido el cariño y los cuidados físicos y mentales de que carecían antes. Ha sido un hermoso gesto de solidaridad pero sobre todo de humanidad.

Nos unimos al pueblo agradeciendo a quienes hicieron posible este sueño, y quienes hoy, con tanto cariño apoyan desde su especialidad. Creemos que nuestras hermanas que estuvieron alguna vez en Tucapel, sirviendo la misión también se alegrarán con esta buena noticia.

casa1 ed

Margarita Wedgood HJ

Provincia A.L. Sector Chile

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Un peu
d’histoire

Notre
Spiritualité

Rejoindre
notre famille

Nos
communautés

Newsletter

Inscrivez-vous si vous désirez recevoir la lettre d’information de la Congrégation

Nous n’envoyons pas de messages indésirables ! Lisez notre politique de confidentialité pour plus d’informations.

Share This