A First of May …. Dream or reality

Un día de Junio de 2013, la comunidad de Sainte Anne d’Auray de paseo por Bélgica visita en nuestra compañía la bella Plaza Mayor de Tournay. De pronto nos encontramos con nuestro obispo, monseñor HarpiCommunauté de Tournaigny. Después de unos saludos y presentaciones, en el curso de la conversación surge la invitación a conocer Kermaria, la casa madre y tal vez a presidir el día de San José. Y ¿ porqué no? responde Monseñor, claro, si me invitan!

La idea sigue trotando en la cabeza de nuestras responsables y tambien, a nuestra gran sorpresa, en la mente de nuestro obispo, cuando un día de noviembre de 2013, monseñor nos revela con una gran sonrisa “accepté, iré à Kermaria el Primero de Mayo”. La noticia nos deja sin palabra. Recorrer setecientos kms en una sola jornada y además, no conocemos mucho a nuestro obispo tampoco. Entonces decidimos preparar ese viaje, dedicando tiempo en comunidad para el compartir y el conocimiento mutuo alrededor de una buena mesa. Programa puesto en marcha desde febrero.

Poco a poco, el proyecto se precisa, hay mucho por hacer: preparación del viaje, organización de la acogida y la estadía en Kermaria en relación con sor Odette, vice-provincial de Kermaria…

El miércoles, víspera de Primero de Mayo, las hermanas de Tournay son las primeras en arribar en Kermaria y esperan un poco nerviosas la llegada de Monseñor Harpigny para darle la bienvenida. ¿Se atrevarán a lanzar la Brabanzona enCélébrants 1er mai su honor? En sus adentros Paula piensa “Con tal que todo pase bien” mientras Anne espera un poco perpleja también cuando monseñor aparece acompañado de su simpático chofer. El comité de acogida de Kermaria, guiado por Odette, le había dado una calurosa bienvenida y pronto lo acompañaba en la visita de nuestra Casa Madre. Se maravilla de la belleza del sitio: amplios espacios de vida, jardines, capillas, cementerios…

Buena ocasión también de conocer a las hermanas, de conversar, de interesarse por el funcionamiento y la buena marcha de esa gran casa.

Buena ocasión también de conocer a las hermanas, de conversar, de interesarse por el funcionamiento y la buena marcha de esa gran casa.

Jueves, Primero de Mayo, Día de San José Obrero: Eucaristía en la capilla, almuerzo en compañía del Consejo provincial, procesión bajo una lluvia torrencial y visperas solemnes… todo bajo la presidencia de Monseñor, un recorrido sin falla dirá sor Anne-Marie Monneraye, Provincial.

 Cté Belgique

Monseñor entra perfectamente en la liturgia cuidadosamente preparada por el equipo de servicio. Sus homilías directas captivan a todos los presentes, venidos numerosos a celebrar a San José.

Para nosotras, la comunidad de Tournai, sentimos un gozo profundo al participar en KeCopie de groupe Belgique mod(2)rmaria en la Eucaristia

presidida por Mgr Harpigny, símbolo del fuerte lazo entre la misión de la congregación y la vida de la Iglesia diocesana. Hace ya más de cien años, remamos juntos en el mismo barco para que Jesús en su Humanidad siga imprimiendo sus huellas en nuestra tierra que parece haber perdido el timón.

Por la tarde, al final de la celebración, un último encuentro de monseñor con todas las hermanas que vivieron una obediencia en Bélgica les reune alrededor de unas onces festivas. Bella ocasión de reanudar con el pasado y de sacar la foto de familia, inmortalizando así ese “momento histórico”.

Al finalizar ese día cargado de emociones, queda por visitar la Exposición recordando la participación activa de Copie de A l'expo modKermaria en la Primera Guerra Mundial. Todo el grupo belga estudia y observa con atención los varios documentos, recuerdos, muchos objetos, simbolos, vestigios de esa terrible guerra…

Y poco a poco llegamos al final de un sueño que se hizo realidad.

Al día siguiente, al desayuno es el momento de la despedida y de las tantas “gracias” de parte y otra. Y cada uno coge camino de regreso, la mente y el corazón llenos de imágenes, recuerdos de los encuentros litúrgicos, el calor del compartir y de la fraternidad.

Para nuestra comunidad, queda un evento único gravado en nuestro corazón, del cual se habla todavía con mucha emoción en los pasillos del arzobispado de Tournay.

“A Kermaria… volveremos!”

2 Comentarios

  1. Que bonito es acoger con alegría en nuestras casas. Se ensancha nuestro corazón y se enriquece la vida ¡Bravo por la fraternidad, la gratuidad!

    Responder
  2. bon courage a chacune, merci de nous partager votre expérience de vie fraternel

    ¡Bravo! hermanas por esos lazos de fraternidad que se tejen más allá de nuestra pequeña comunidad.alegría de encontrar por este medio rostros conocidos como: Anne, Marie Theese, Paula, Marie André.
    Gelsomina

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − once =

Un peu
d’histoire

Notre
Spiritualité

Rejoindre
notre famille

Nos
communautés

Newsletter

Inscrivez-vous si vous désirez recevoir la lettre d’information de la Congrégation

Nous n’envoyons pas de messages indésirables ! Lisez notre politique de confidentialité pour plus d’informations.

Share This