Un antiguo convento – una nueva misión

El 6 de Junio respondimos a una invitación para asistir a la apertura oficial del hogar « Hearts of Isle Madame », un centro de cuidados para un grupo de adultos con necesidades especiales, situado en Arichat, Nueva Escocia, Canadá. Ese edificio, recién renovado en vista a su nueva misión, era nuestro antiguo convento.

Proyecto vinculado con nuestro carisma

 

Antes que dejaramos Arichat en 2014, un grupo de personas interesadas que deseaban responder a esta necesidad de un hogar para personas minusvalidas, se acercaron a nosotras, expresando su deseo de comprar nuestro convento. Con nuestro apoyo, presentaron su solicitud a las autoridades de la Congregación. Este proyecto era plenamente en relación con nuestro carisma y respondía a una necesidad real del lugar. Además de responder favorablemente a su solicitud, la Congregación ha bajado generosamente el costo, sabiendo que semejante proyecto no es fácil de financiar. Este gesto les ha tocado profundamente.

Una tenacidad a toda prueba

Desde ese momento el equipo empezó a dar los pasos necesarios cerca de los gobiernos local y provincial, procesos largos y a veces desencantadores, sin embargo perseveraron y hoy podemos ver el resultado de su tenacidad : un piso completamente renovado, con cuartos, baños, cocina y salón, todo muy acogedor. El personal viene del mismo lugar y es muy comprometido con los residentes, asegurando 24 horas de presencia cariñosa y compasiva.

 

Larga presencia de las Hijas de Jesús en la región

Durante la ceremonia oficial, unos miembros del Parlamento provincial y de la municipalidad, las personas implicadas en la realización del proyecto « Hearts of Isle Madame Home », todos tuvieron la oportunidad de hablar y todos agradecieron de una manera muy sincera a las Hijas de Jesús y sus responsables que hicieron posible la compra del convento y la realización de ese sueño. Nos agradecieron por haber estado presentes en este lugar a lo largo de los años (112 años) y ven que nuestro carisma se seguirá expresando a través del cariño y la compasión que recibirán los residentes de este hogar.

 

Cortar la cinta

El gesto oficial de « cortar la cinta » fue ejecutado por uno de los residentes y apoyado por los aplausos de la asamblea. Después compartimos un refrigerio y visitamos el lugar.

 

Dios bendiga este proyecto

Estamos muy felices por haber podido participar en esta celebración y haber visto de cerca cómo la humanidad de Cristo sigue siendo honrada en la persona de nuestros hermanos y hermanas minusválidos. Ojalá este maravilloso proyecto continúe creciendo y que Dios bendiga todas las personas que lo sostendrán.

 

Jacqueline Martel fj, JénitaMéthot fj, Moncton, Canadá

1 Comentario

  1. Que belleza! Me hace pensar en la invitación de Jesús, si el grano de trigo no muere, no dará fruto. Gracias hermanas por su desprendimiento y solidaridad. Dejarse tocar por el pobre ayuda a que Jesús siga haciendo obras grandes, a través de nuestra humilde colaboración.

    Felicitaciones!

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Un peu
d’histoire

Notre
Spiritualité

Rejoindre
notre famille

Nos
communautés

Newsletter

Inscrivez-vous si vous désirez recevoir la lettre d’information de la Congrégation

Nous n’envoyons pas de messages indésirables ! Lisez notre politique de confidentialité pour plus d’informations.

Share This