Tuve hambre y me diste de comer

Una hermana Hija de Jesús nos comparte el testimonio de una Iglesia en Bogotá, Colombia, que sensibiliza y organiza para servir a nuestros hermanos migrantes que tienen hambre.

 

 

Nuestros hermanos migrantes

 

La problemática social y política en Venezuela, ha dado como resultado un alto índice de migrantes. Ellos llegan a nuestro país, sin recursos, sin vivienda, sin seguridad social. Lo que más afecta es el hambre. La lucha por buscar el pan de cada día en Bogotá ha traído mucha violencia. Para los más pobres y vulnerables, cada día es más difícil la lucha por la supervivencia.

 

La Iglesia se moviliza

 

Esta situación ha interpelado fuertemente a la Iglesia bogotana, por ellos para dar respuesta a este llamado, la arquidiócesis se ha organizado a través de sus vicarias arciprestazgos y parroquias respondiendo a esta necesidad emergente con alimentación. Se crea un comedor comunitario que acoge a doscientas familias carnetizadas y aproximadamente unas cincuenta indocumentadas.

El comedor está ubicado en un espacio ofrecido por los padres capuchinos en su parroquia del centro de Bogotá, “La Capuchina”. La alimentación es preparada por una fundación contratada.

 

Compartir de bienes

Los párrocos han sensibilizado a sus fieles para que se solidaricen. A través de pastoral social unos se ofrecen prestando un servicio en la distribución de los alimentos y a través de la colecta dominical se ofrecen un aporte económico; este se hace llegar a la arquidiócesis para poder responder a tal situación. Cada parroquia se solidariza con un aporte de $200.000 cada dos meses. De esta manera se puede brindar almuerzo diario para más de 300 venezolanos inmigrantes.

 

 

«Porque tuve hambre y me dieron de comer, era inmigrante y me recibieron»

Mt. 25, 35

Hna. Silenia Sosa Ramírez

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 + nueve =

Un peu
d’histoire

Notre
Spiritualité

Rejoindre
notre famille

Nos
communautés

Newsletter

Inscrivez-vous si vous désirez recevoir la lettre d’information de la Congrégation

Nous n’envoyons pas de messages indésirables ! Lisez notre politique de confidentialité pour plus d’informations.

Share This