Sábado 16 de julio – Bienvenida a bordo para la isla de Bréhat

El sábado, los capitulares, los asociados y los que están al servicio del Capítulo disfrutaron de un bienvenido día de descanso en forma de excursión a Tréguier y a la isla de Bréhat. Acompáñenos en el autocar para visitar paisajes atípicos que se recorren y descubren al ritmo de la luna y las mareas.

Visita guiada a la Catedral de Tréguier

Nuestra primera parada fue la ciudad medieval de Tréguier, donde nos dieron una visita guiada a la catedral. Dedicada a San Tugdual, monje fundador de Tréguier, la catedral es uno de los edificios religiosos bretones más bellos. Su construcción en piedra de Caen, esquisto y granito, comenzó en estilo románico en el siglo X y se terminó en 1470 con la inauguración del claustro.

La aguja del siglo XVIII se eleva sobre la ciudad a más de 60 m de altura. El centinela de piedra está decorado con motivos de juegos de cartas: una referencia, se dice, a las finanzas de la lotería de la que Luis XVI se nutrió para financiarla. La construcción se reanudó después de que el edificio fuera vandalizado durante la Revolución Francesa y las magníficas vidrieras son del siglo XX.

La tumba de San Yves está en la catedral. Considerado habitualmente como el patrón de los abogados, también le rezan los que se hacen a la mar. Con esta oración continuamos por la costa de Goëlo hasta la bahía de Launay y la punta de Arcouest, frente al archipiélago de las islas Bréhat.

Oración de los marineros a San Yves

San Yves, has demostrado tu poder

dominando las aguas,

salvando a muchos marineros en peligro.

Que todos los que se hacen a la mar

sepan que nuestro puerto base

está cerca de Dios.

“Pruebe los auténticos sabores de yodo”

Cuando llegamos a la punta de Arcouest, almorzamos juntos en el restaurante “Les Terrasses de Bréhat”, con su vista panorámica de la costa y la isla de Bréhat enfrente. Fue una oportunidad para conocernos mejor mientras nos relajábamos y charlábamos en torno a una comida “con sabores auténticos y yodados”.

14.30 h, embarque para una visita al archipiélago de Bréhat

Didier Carlouër, propietario de las Vedettes de Bréhat, está deseando mostrar a sus pasajeros la belleza de su territorio natal. La bahía de Paimpol y el río Trieux son lugares protegidos. Pero en torno a Bréhat y sus 96 islotes, ¡es otra cosa! Un marinero tiene que ser inventivo y reactivo para hacer frente a los elementos. Afortunadamente, el sábado hicimos la travesía con la marea baja, con los islotes bien visibles, lo que nos permitió apreciar las extrañas formas de las rocas de granito rosa. ¡Incluso si eso significaba que teníamos que hacer una larga caminata a lo largo del muelle para llegar al barco!

Una escala entre el cielo, la tierra y el mar

Tras circunnavegar el archipiélago, sólo hubo tiempo para hacer una parada en la isla principal. La isla, a menudo llamada “la isla de las flores”, cuenta con una excepcional vegetación costera donde el microclima permite el desarrollo de plantas mediterráneas: eucaliptos, palmeras, mimosas, higueras, etc.

el molino de mareas

La isla está clasificada como “zona especial de conservación”, donde se hace todo lo posible por proteger este entorno excepcional. Otras medidas son

  • un impuesto sobre los pasajeros marítimos que se paga anualmente a la isla.
  • un molino de mareas restaurado, construido por los monjes en el siglo XVII, que todavía produce harina.
  • El tráfico de vehículos en la isla es extremadamente limitado.

De 350 residentes en invierno, Brehat pasa a más de 3.000 en verano y comparte el dolor de cabeza común a todas las islas bretonas de cómo equilibrar el turismo y la preservación del patrimonio. Mientras disfrutábamos de un helado o de las hermosas flores, teníamos un ejemplo concreto que aportar a nuestros debates en el Capítulo sobre “ecología integral”.

“Aquí respira, aquí me absorbe, aquí me inspira”

Un entusiasta de Brehat, el compositor, fotógrafo y escritor, Phil Baron, quizás tenga también un mensaje para nosotros cuando escribe:

“Aquí la naturaleza está en movimiento, perpetuamente, incansablemente, obstinadamente.

Aquí viven las mujeres y los hombres mirando al cielo y al mar, escuchando lo que es bello y antiguo, profundo y nuevo, con los pies en la tierra, las manos en los que están allí con ellos.

Aquí la serenidad está hecha de contrastes, complejidades, cambios.”

Gracias por un hermoso día

Y así partimos de nuevo, esta vez hacia nuestro “hogar temporal” en la Isla Blanca. Estábamos contentos, con los pulmones llenos de aire de mar y cansados. Pero fue un buen cansancio después de un día perfecto de hermosos descubrimientos en buena compañía.

Gracias en nombre de todos los participantes a los que organizaron el itinerario del día, gracias a nuestro conductor de autobús que nos cuidó con tanto esmero, y por último:

“¡Gracias, Señor, por la belleza de tu creación! “

1 Comentario

  1. Que maravilla¡ Merecido descanso. les pensamos con cariño y les deseamos lo mejor de salud, animo y esperanza em este caminar especial

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × tres =

Un peu
d’histoire

Notre
Spiritualité

Rejoindre
notre famille

Nos
communautés

Newsletter

Inscrivez-vous si vous désirez recevoir la lettre d’information de la Congrégation

Nous n’envoyons pas de messages indésirables ! Lisez notre politique de confidentialité pour plus d’informations.

Share This