Salir para una nueva misión

 

En diciembre de 2019, nuestra Vice Provincial nos informa de que nuestra casa sera ya puesta a la venta en febrero de 2020. Damos un paso más en las gestiones que venimos realizando desde hace varios años para reorganizar a las Hijas de Jesús en Rimouski, Canadá. La Hna Jeanine nos cuenta cómo ha vivido estos acontecimientos en el último año.

 

 

 

Ya, me había preparado para esta eventualidad, pero este anuncio me está molestando. Esto me hace realizar una vez más que, a pesar de nuestra edad, ha llegado el momento de un nuevo comienzo, una nueva misión. Tengo que ir a lo desconocido una vez más. ¿De qué será hecho mi mañana? Por lo tanto, es con fe que debo seguir adelante tratando de permanecer serena y disponible para la misión.

 

 

 

Lo inesperado

 

Juntas, con mis compañeras, nos preparamos; tenemos un muy corto período de tiempo para preparar nuestras maletas y vaciar la casa de lo que ya no es necesario para nuestra futura casa. Desafortunadamente, un evento imprevisto nos obliga a dar un giro de 190 grados. Tenemos que dejar nuestra casa de la noche a la mañana, todo en tiempos de pandemia. El anuncio del confinamiento requiere que hagamos una pasantía de tres meses fuera de la casa viceprovincial. Una experiencia bastante difícil de explicar. Sin embargo, son tres meses bien llenos: organizamos para vivir en nuestro albergue temporario e ir todos los días a vaciar la casa. Esta situación me hace cercana a todas las personas que viven en situaciones similares. Con confianza, ayuda fraterna y el apoyo de la oración llegamos al final de nuestra «carrera«, cansadas pero aliviadas.

 

Nuestra nueva casa

 

El 30 de mayo, finalmente, estamos en nuestra nueva casa. Ahora puedo decir que empieza mi nueva misión. Es una realidad distinta a la que he experimentado desde 50 años. Vivir en un gran grupo de Hermanas me interroga: ¿cuál será mi reacción? Ahora estoy feliz de tener un poco más de tiempo para mí y para continuar mi trabajo en la web. Me gusta dar otros servicios de acuerdo a mis capacidades. La acogida, el interés y la sonrisa de las Hermanas me muestran una vez más que «la misión no tiene edad».

 

Puedo seguir avanzando hacia esta mañana que sigue siendo algo desconocida para cada uno de nosotras. «.. Ir donde la obediencia nos llamará (Regla de Vida, no 12).

 

 

 

Ahora, nuestra Peregrinación continúa su marcha hacia nuestro futuro cercano poniendo toda nuestra confianza en Jesús, nuestro guía.

 

Hna Jeanine D’Amours hj

Rimouski, Canada

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un peu
d’histoire

Notre
Spiritualité

Rejoindre
notre famille

Nos
communautés

Newsletter

Inscrivez-vous si vous désirez recevoir la lettre d’information de la Congrégation

Nous n’envoyons pas de messages indésirables ! Lisez notre politique de confidentialité pour plus d’informations.

Share This