La misión hasta el final – una oportunidad inesperada

¿Qué significa “la misión” cuando uno es una religiosa anciana? Hermana Teresa McMenamin HJ del Distrito de Inglaterra nos cuenta cómo la comunidad de Exbury en Westgate-on-Sea aprovechó una oportunidad inesperada para vivirla plenamente.

Misión en la tercera edad

Cuando somos jóvenes religiosas, sabemos lo que significa tener una misión. La cumplimos lo mejor que podemos con fe, esperanza y amor, junto con los que nos rodean.

Los años intermedios, con sus crecientes implicaciones y responsabilidades, maduran y profundizan nuestro compromiso, pero ¿qué pasa cuando viene el tiempo de ser “retirados” y se asienta la fragilidad? ¿La misión todavía existe? Si es así, ¿cómo abordarla?

 ¡Quizás parte de nuestro crecimiento en la fe, la confianza y el amor reside en el hecho que no la vemos, aunque sí otros lo ven y dan testimonio de ello con admiración y gratitud! No la vemos, pero al mismo tiempo seguimos teniendo confianza en nuestra misión bautismal original.

Una oportunidad imprevista

Recientemente, nuestra pequeña comunidad de tres Hermanas, cuya edad promedio es de 89 años, tuvo la oportunidad de “ver” a través de una apertura inusual.

Nuestra parroquia, la Sagrada Familia, hizo un llamado para albergar a los jóvenes líderes de la Unión de las Escrituras que estaban a punto de reunirse en el área para animar el Club de Vacaciones de la Baie de Minnies para niños y jóvenes. Este llamado resonó en nosotras porque nuestra Provincia, convertida en Distrito, siempre ha tenido una dimensión ecuménica. Además, tenemos espacio en nuestra casa grande ya que dos Hermanas de la comunidad se unieron a una casa de retiro.

                           

Hemos hablado del llamado durante el desayuno y acordamos ofrecer dos lugares. No tenían grandes exigencias, solo cama, instalaciones sanitarias y aceptar que los líderes llegaran tarde a casa después de haber cenado juntos. Puede que interrumpa un poco nuestra tranquila vida, pero las cosas funcionaron y dimos la bienvenida a unas muchachas maravillosas, dos hermanas de Bristol. ¡Cualquiera hubiera pensado que habían sido entrenadas al gran silencio en el noviciado cuando regresaron tarde en la noche!

La Unión de las Escrituras

La Unión de las Escrituras es una organización internacional e interconfessional y evangélica que trabaja en colaboración con otras Iglesias de todo el mundo. Su misión es presentar activamente a los niños y jóvenes a Jesús a través de la Biblia y la oración. La organización fue fundada en Londres en 1864 por Josiah Spires, originalmente para niños pobres y sin educación.

Cuando decimos “activamente”, es en serio. Voluntarios de diferentes partes del país dedican su tiempo y habilidades durante una o dos semanas al año a grupos de jóvenes de 5 a 18 años. La idea es crear una atmósfera festiva positiva y de convivencia, a través del aprendizaje, el intercambio y los juegos, todo dirigido por voluntarios. Los grupos, según su franja de edad, se asentaron en diferentes salones parroquiales de la región. Cada grupo de edad tenía un nombre, por ejemplo “Los Pececillos” para niños de 0 a 5 años, o “Las Ramitas” para niños de 5 a 7 años, etc.

Un lazo instantáne

Nuestras dos muchachas llegaron el sábado 22 de julio. ¡Nos dijeron que estaban felices de ser acogidas en un “convento” y que inmediatamente se sintieron como en casa! Nos sentamos juntas y discutimos su participación en el movimiento. Por su parte, se interesaron por nuestra forma de vida y por la forma en que nos sentimos atraídas a la vida religiosa.

Detrás, de izquierda a derecha: Hna Teresa McMenamin, dos voluntarios

Delante, de izquierda a derecha: Hnas Marion Staff y Pauline Dinan

Desde el primer momento se creó un vínculo entre nosotras. Estuvieron con nosotras durante dos semanas y su presencia amistosa nos trajo alegría e inspiración. Para nosotras fue una oportunidad de seguir creyendo en nuestra consagración como Hijas de Jesús y de compartir, en cierto modo, con los que nos rodean, el llamado de la Buena Noticia que trae Jesús… y esto hasta el final de nuestros días.

Hna Teresa McMenamin hj

Exbury Comunidad

Westgate-on-Sea, Inglaterra

1 Comentario

  1. Dios sigue llamando a escuchar su Palabra y lo que escuchamos compartirlo a los hermanos, trasmitir y testimoniar. Felicitaciones misioneras Hijas de Jesús por acoger a otras las misioneras.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × tres =

Un peu
d’histoire

Notre
Spiritualité

Rejoindre
notre famille

Nos
communautés

Newsletter

Inscrivez-vous si vous désirez recevoir la lettre d’information de la Congrégation

Nous n’envoyons pas de messages indésirables ! Lisez notre politique de confidentialité pour plus d’informations.

Share This