Mi experiencia vivida en diferentes espacios de misión

Micheline, novicia de las Hijas de Jesús, está muy feliz de compartir con nosotros lo que acaba de vivir durante su pasantía en diferentes espacios de misión.

Pasé dos meses y medio de prácticas en diferentes asociaciones, acompañada y apoyada por la comunidad Filles de Jésus d’Yerres, donde fui enviada:

• “A los Cautivos, la liberación”,

• Restaurante solidario “La Mesa Abierta”,

• Socorro Católico, Cáritas Francia

• JRS,

•Banco de comida

• Orden de Malta

• Parvis de Clarisas

“A los Cautivos, liberación” sobre

Todo esto me permitió estar presente con todo lo que soy al lado de personas sin hogar en situaciones muy precarias y presas del alcohol y de las drogas.

Esta proximidad habrá sido una oportunidad excepcional para acercarme a una realidad verdaderamente inesperada, desconocida para mí, para dejarme tocar por su sufrimiento, para tomarme un tiempo para estar con… escucharlos o comer con esta categoría de personas marginalizadas y rechazadas por la sociedad. Al principio tenía miedo por la violencia física que les habitan. El primer contacto fue un shock, pero muy rápidamente experimentamos una familiaridad en un respeto mutuo.

En colaboración con los demás voluntarios y con los responsables de la estructura, creo haber pasado un momento de misión donde mis palabras, mis gestos, mi apariencia corporal y mi visión del mundo y de la realidad se convirtieron en el vehículo mismo del anuncio del Evangelio.

La mirada puesta sobre los demás me devolvía a mi propia humanidad y me animaba más a aceptarla, a amarla y cuidarla como un don divino.

Socorro Católico

En Socorro Católico, de la parroquia de Yerres, situada a veinte kilómetros al sureste de París, participé en actividades de distribución de ropa y alimentos a los necesitados. Mi presencia en esta asociación que trabaja para dar alegría y esperanza a los inmigrantes y a los pobres, fue una fuente para compartir vida, intercambiar informaciones sobre África y sobre las realidades de Francia; Puedo decir que fue una apertura cultural.

La imagen de una pareja sin hogar y sin recursos con un hijo y cuya esposa estaba embarazada no sale de mi mente. Esta situación sigue evocando en mí el Evangelio de Mt 25,31- 46: “Porque tuve hambre, y me disteis de comer; Tuve sed, y me disteis de beber; Fui forastero y me recibisteis; Estaba desnudo, y me vestisteis; estuve enfermo y me visitasteis; ¡Estaba en prisión y tú viniste a mí! Texto que leemos el domingo de Cristo Rey del Universo.

“La Mesa Abierta”

En “La Mesa Abierta”, donde se distribuyen las comidas, estuve en contacto con otra categoría de personas que necesitaban nutrir el cuerpo. Lo que me impactó, fue ver gente venir desde muy lejos, desde París, para venir a comer a Yerres.

Para llegar se necesitan tres horas en tren, cuando pueden permitirse pagar el billete, sino caminan a pie. Y cuando pienso en las multitudes de hombres, mujeres y niños que sufren desnutrición o hambre, siento la misión de trabajar para poner al hombre en pie a la manera de Jesús compasivo y misericordioso.

EHPAD Sofía y Sodia

En el EHPAD tuve una gran experiencia con personas mayores y frágiles. Sin embargo, sentí este shock cultural como congoleña al ver a abuelos y abuelas separados de la familia. Al ver la atención que les prestaba el personal, yo misma me sentí llena de energía y disponible de todo corazón para serles útiles. Los momentos de oración o celebración eucarística fueron de los más agradables; algunas de estas personas se interesaron por mi formación y otras me dijeron: “Oramos por tu vocación”.

Todo lo que viví sigue siendo para mí una experiencia muy profunda, porque me ha permitido vivir el carisma de nuestra Congregación Hijas de Jesús: “Honrar la Santa Humanidad del Hijo de Dios.» (Regla de Vida nº 3)

Los diferentes lugares de apostolado revelaron mis fragilidades, mis riquezas, mis dones y todo lo que necesito para seguir creciendo, espiritual y humanamente.

Mis pies se convirtieron en un instrumento para acompañar e interactuar con las personas sin hogar que viven en las calles de la ciudad de París y del sur de la capital.

“Esforzándonos en imitar sus virtudes, particularmente en su caridad,… y en aliviar a los enfermos” Regla de Vida V. 3

Micheline Mposa

Novicias Hijas de Jesús

Pavillon-sous-Bois, France

1 Comentario

  1. Hola Micheline

    Gracias por compartir este procese de fe en Jesús de Nazaret que te llama a servirle en sus preferidos. Me haces estar en más comunión con los movimientos sociales y religiosos en favor de la dignidad humana.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 5 =

Un peu
d’histoire

Notre
Spiritualité

Rejoindre
notre famille

Nos
communautés

Newsletter

Inscrivez-vous si vous désirez recevoir la lettre d’information de la Congrégation

Nous n’envoyons pas de messages indésirables ! Lisez notre politique de confidentialité pour plus d’informations.

Share This