Los Asociados al Capítulo 2022 – Parte II

El artículo sobre la presencia de los asociados continúa con los testimonios de los delegados de América Latina y Canadá.

Laura Mesa y Olga Abril de la Región América Latina

En primer lugar, damos la palabra a Laura Mesa, de Chile, y a Olga Abril, de Colombia.

Nos llevamos un inmenso tesoro

para compartir con nuestros Asociados

y quienes nos rodean.

Hemos venido a beber del agua y a reconocer las raíces de la Congregación:

  • viviendo en comunidad,
  • compartiendo realidades multiculturales,
  • trabajando los mismos textos bíblicos.

Lo vivido nos ha hecho pensar que somos la arcilla que paso a paso Dios no está moldeando; reconocemos nuestras fragilidades; buscamos cambios personales positivos para dar a conocer nuestro propio testimonio. Estamos invitadas a vivir el Carisma y echar las redes, con el envío bendecido por Dios y ustedes Congregación de Hijas de Jesús de Kermaria, en todo lo que llamaos la Ecología Integral.

No nos queda más que agradecerles altamente, por dejarnos participar y vivir sus experiencias, conociendo las realidades del Mundo.

Rosalie Côté Vandermeer y Réjean Levesque de la Región Canadá

« No sois vosotros los que me habéis elegido, sino yo el que os he elegido a vosotros. »

Desde el momento en que llegamos a la rue d’Arras de París, nos sentimos como en casa. Encontramos la misma acogida que en Alberta o Quebec. Con los abrazos, sentimos la alegría de ver a alguien que no habíamos visto en mucho tiempo, estábamos en nuestra familia. Al día siguiente nos dirigimos a Vannes o Kermaria para algunos.

La semana capitular comenzó el domingo 10 de julio con la llegada de todas las Hermanas y Asociados con la misma alegría de encontrarse – verse – conocerse. Nos dieron todas las indicaciones para llegar a nuestras habitaciones… era realmente el comienzo del Capítulo, la emoción de lo desconocido se disipaba. Ya son caras nuevas y estaba deseando saber sus nombres -de dónde vienen-, qué hacen en cada uno de sus entornos y la conversación comenzó. A continuación, el Capítulo despegó.

Remar mar adentro

La celebración de la apertura del Capítulo General fue el primer momento destacado que nos tocó a Rosalie y a mí. Cada capitular y asociado fue invitado, al oír su nombre, a participar en el Capítulo afirmando que estábamos dispuestos a remar mar adentro y echar las redes a petición del Señor. Fue un momento muy intenso que me conmovió profundamente, las columnas del templo interior se agitaron y me hizo comprometerme a una participación activa en el Capítulo. Sabíamos que Jesús estaba allí y que nos acompañaba en el camino del discernimiento comunitario.

Guiados por Jacques y Maria Andrée para todo el Capítulo, se nos propuso un primer encuentro, precedido de un tiempo de oración personal, tiempo necesario para preparar nuestros corazones para compartir con todos. Esto nos permitió, como asociados, conocer nuestros 6 países de origen (Camerún, Costa de Marfil, Chile, Colombia, Francia y sin olvidar el nuestro, Canadá) y conocernos mejor. Además, cada una explicó cómo llegó a formar parte de las Hijas de Jesús.

Nos sorprendió ver que el Espíritu del Señor ya había llegado a nosotros por diferentes caminos y que el Espíritu nos llamaba a seguirle en el camino de Jesús y a honrar la Santa Humanidad del Hijo de Dios en cada una de nuestras realidades. En un clima de confianza llegamos a la Asamblea, ocho asociados, con una experiencia común de encuentro con Cristo. Todas teníamos el mismo carisma en nuestros corazones, el de las Hijas de Jesús.

associés à la messe

Lo que nos unió a Rosalie y a mí fue eso

Hacíamos lo mismo que los Capitulares. Nuestro tiempo de oración nos preparó para compartir en pequeños equipos y luego en asamblea. A cada paso que Jacques y Maria Andrée nos proponían dar, día tras día, nuestra voz como asociados se ajustaba con el conjunto de los Capitulantes. Ya no eran las hermanas y los asociados, sino la voz de la Asamblea la que había discernido lo que el Espíritu nos pedía.

Nuestra voz, por tanto, fue un bloque de construcción para la Congregación y juntos llevamos el mismo deseo de responder a la llamada de Dios para nuestro mundo hoy, avanzando hacia el futuro con Alegría. Terminamos nuestra semana donde las Hijas de Jesús y sus asociados ofrecen un momento de celebración que nos entretiene (momento de alegría, de risa). Nos dimos cuenta de que los talentos venían de todo el mundo al mismo tiempo. Gracias a los artistas cubiertos de mil colores y a la obra de teatro que nos ofrecieron «CAPI y TULANTE».

Rosalie y yo queremos agradecerles su confianza y el importante espacio que nos han dado para ofrecer a todas las Hijas de Jesús y a todos los Asociados la posibilidad de responder Sí a la llamada del Señor, llevando en el corazón nuestro carisma: «Honrar la Santa humanidad del Hijo de Dios».

Queremos remar mar adentro, echemos juntos las redes.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Un peu
d’histoire

Notre
Spiritualité

Rejoindre
notre famille

Nos
communautés

Newsletter

Inscrivez-vous si vous désirez recevoir la lettre d’information de la Congrégation

Nous n’envoyons pas de messages indésirables ! Lisez notre politique de confidentialité pour plus d’informations.

Share This