UNA EXPERIENCIA DE CUARESMA

En uno de los medios de Inserción , hago una pastoral de «escucha » a personas en situaciones de violencia a todo nivel pero en especial la intrafamiliar con mujeres jóvenes entre 20 a 25 años he encontrado mucho dolor tanto físico como moral tanto desamor abandono e incomprensión..y en medio de todo esto encuentro grandes experienexpérience de carêmecias de Dios que me cuestiona y ayuda para vivir mejor mi vida espiritual, Finalmente es aquí donde encuento a Dios.

Una mujer de 21 años madre de tres niños, ha logrado ayudar y dar vida a su propio verdugo, al agresor de su madre y de su hermano que se debate ahora entre la vida y la muerte en un hospital , y ella ha estado herida físicamente también…En medio de la sangre logra conducirlo a un hospital,grita y pide auxilio para que lo salven y no muera; que siga viviendo, además ora para que se recupere y trate de hacer un cambio en su vida. Yo pensaba como el común de la gente es mejor que muera para que no siga haciendo tanto daño a la gente. pero como decía Jesús «Piensas como los hombres y no como Dios». Esta sencilla mujer siente repudio por todo el mal que le ha hecho, pero quiere ayudarle para un cambio en su vida ya que conoce toda su historia personal y ella le devuelve un bien por el mal.

Herminda 1

Y en mi reflexión para esta cuaresma y después de un pequeño sufrimiento que he tenido, dije a Dios:»lo mio no es ni un 10% de lo que pasó en relación al sufrimiento de esta señora y me cuesta perdonar …?He decidido entrar más en oración y perdonar a todos aquellos que me han ofendido y volver a mi rostro la alegria y tranquilidad y acordándome las palabras del Papa en su oración para ser misericordiosos : Que jamás mi lengua hable situaciones no correctas de mis prójimos sino que tenga una palabra de consuelo y perdón para todos.

Vuelve a mi memoria y a constatar que los más pobres nos evangelizan nos motivan a perdonar y a devolver el bien por mal..Siempre hay algo que aprender en cada experiencia.

Es en el centro de nuestro corazón donde encontramos finalmente la Paz.

Herminda Gonzalez Arevalo

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − dos =

Un peu
d’histoire

Notre
Spiritualité

Rejoindre
notre famille

Nos
communautés

Newsletter

Inscrivez-vous si vous désirez recevoir la lettre d’information de la Congrégation

Nous n’envoyons pas de messages indésirables ! Lisez notre politique de confidentialité pour plus d’informations.

Share This