Kermaria en la hora del « confinamiento »

 

Sor Anne Thirion, Provincial Francia-Bélgica nos da unas noticias de Kermaría.

 

Cada Hija de Jesús de la Provincia vive este confinamiento en unión estrecha con nuestras Hermanas de la Casa Madre que son particularmente tocadas por esta situación incómoda. Todas están preocupadas por atravesar la prueba de la enfermedad, o por lo menos, la prueba del aislamiento en la esperanza. Este pequeño mensaje tiene simplemente como objetivo, el guardarnos en relación y animarnos mutuamente. Quisiera también ser un agradecimiento y una acción de gracias por todo lo que se vive de bello y grande en el sitio de Kermaría.

 

Gracias al personal

Un personal (médicos, enfermeros, encargadas, servicios de limpieza) que se sacrifican sin contar dentro de un equipo de trabajo coordinado con mucha competencia por el director de la asociación Perrine Samson el Señor de Beaulieu sus colaboradores y colaboradoras así como el doctor Daniel, coordinador de los cuidados. Además de los acostumbrados, algunos interinos vinieron a reforzar los equipos y descubren por primera vez este sitio. Se maravillan, no sólo frente a la belleza del cuadro sino también frente a la calidad de la acogida y la atención de las Hermanas para con ellos. Durante una conversación una Hermana se exclama: “No es demasiado duro? Oro por usted!” “Yo acepto… por estos tiempos…” Ciertas enfermeras, habiendo permanecido varios días en el lugar, desean intensamente volver a estar con su marido y niños pequeños. La vida de familia se ve maltratada por los acontecimientos. Sin embargo, a pesar de lo incómodo, poco a poco lazos nuevos se tejen entre las Hermanas y el personal.

 

Gracias a la Señora Collober

Es nuestra maestra de casa que toma en mano toda la logística. Entre otras, la organización del servicio de las comidas en los cuartos asegurado por unas acostumbradas que se parecen con unos cosmonautas que nadie puede reconocer. Pero hay también la distribución de la ropa… Y aún la confección de un carnet de juegos que cada Hermana puede completar, sola en su cuarto. Todo eso, vigilando el respeto de las reglas de higiene y de seguridad para evitar la propagación del virus.

 

Gracias a todas las Hermanas

 

Particularmente a las que aseguran un servicio yendo casi hasta más allá de sus fuerzas… Evidentemente pensamos en la Hermana Michelle Duval y a la “Comunidad Nuestra Señora de la Alegría”, pero también a otras venidas de comunidades exteriores. No olvidamos nuestras Hermanas Mayores, las más frágiles y sufrientes que deben armarse de paciencia para vivir un Cuaresma, oh cuán más exigente que los pequeños sacrificios de los años anteriores. Que sean confortadas!

El Padre del Cielo ve en lo secreto de los corazones y de los confinamientos. No, no estarán sin recompensa!

Unas Flores recogidas

 

Por cierto, expresan ya, aquí allá, unas pequeñas satisfacciones… como flores cogidas con las que podríamos formar un lindo ramo.

 

  • “Para mí, es un tiempo de relectura de mi recorrido de vida.”

 

  • “Este tiempo, lo vivo como un retiro que no estaba previsto.”

 

 

 

  • “Estoy sorprendida de constatar los recursos que hay en mí para enfrentar este confinamiento.”

 

  • “Escucho mucho RCF y les voy a escribir para agradecerles por los bellos programas que nos dan ánimo.”

 

  • “Contemplo la bella naturaleza, la primavera que renace. Contemplar es reconocer la Presencia del amor de Dios y su ternura.”

 

  • “Oro mucho por la Congregación y toda la renovación que se vive. Pienso en el noviciado internacional.”

 

  • “Cuando estoy en el patio interior caminando, oro por los presos.”

 

  • “Sería bueno que nos pidieran que contáramos cómo, cada una de nosotras, hemos vivido este confinamiento en Kermaría en estos días difíciles.”

 

Unos signos de comunión

Otras se expresan de otro modo que por palabras.

Una de ellas está tejiendo unos suéteres de lana para los SDF y su perro. He aquí una iniciativa original. Ciertas quitan, de la ropa de las Hermanas difuntas, todas las etiquetas. No es también, una oración, un signo de comunión entre el cielo y la tierra, una manera de hacer su duelo?

 

 

Hay que cultivar la perseverancia pues tendremos que mantenernos firmes hasta el final, en la confianza. Felizmente no estamos solas, otras nos han adelantado y nos trazan un camino.

 

Sr Anne Thirion hj, Rennes, Francia

1 Comentario

  1. Que belleza! Gracias Annne por hacernos llegar estos ecos de las hnas de Kermaria en retiro inesperado.. Que bello vivirlo así, como un tiempo de gracia, de paciencia, de apertura de los sentidos para descubrir tanta bondad. Aquellos que nos sirven de una u otra forma y nos sirven dejando de lado sus lazos de sangre…como Jesús ejemplo de servicio itinerante más allá de los lazos de sangre.

    Me gustaría también escribirles sobre lo que estos dias han significado para nosotras en Cali, Colombia. Unidas en la oración por el noviciado internacional, por todas las intenciones que nos hermanan.
    Viviana

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Un peu
d’histoire

Notre
Spiritualité

Rejoindre
notre famille

Nos
communautés

Newsletter

Inscrivez-vous si vous désirez recevoir la lettre d’information de la Congrégation

Nous n’envoyons pas de messages indésirables ! Lisez notre politique de confidentialité pour plus d’informations.

Share This