Kermaria celebra el 70 aniversario de las Hijas de Jesús en Camerún

En Kermaría, dos nonagenarias, Thérèse Le Carrer y Anne Le Roux, antiguas misioneras en África, están detrás de una hermosa iniciativa: la celebración en la Casa Madre, el 23 de abril de 2023, del 70 aniversario de la llegada a Camerún de las tres primeras Hijas de Jesús.

“El valor no espera el número de años” (Corneille). Sin duda, pero la gran cantidad de años no siempre altera el valor o el dinamismo de las Hermanas. Con un pequeño equipo, ellas participaron activamente en la preparación de la fiesta.

Una fiesta bien preparada

Si todas las antiguas de África, de largas estadías y de estadías cortas estaban particularmente implicadas, todas las Hijas de Jesús de Francia fueron invitadas. La presencia del Consejo General y del Consejo Provincial nos ha tocado particularmente, así como la de las numerosas otras Hijas de Jesús, los Asociados y Amigos.

Y comienza la fiesta. La capilla es magníficamente adornada para la circunstancia. Al pie del altar, sobre taparrabos africanos, la foto de Monseigneur Plumey a la par de los tres que se van, acompañadas por “Madre” Pauline, Asistente General, todas con vestido blanco y “Madre” San Thomas D’Aquin, Superiora General de entonces, de negro. Una calabaza, el mapa de Camerún, la bandera, unos ramos muy hermosos completan la decoración.

Celebración en la acción de gracia

La Misa se celebra a las 10:30 a.m. al sonido del balafón, los dos concelebrantes: el Padre Firmin, el Párroco de Locminé, originario de Camerún, y el Padre Antoine, Capellán de Kermaría hacen su entrada. Entonces, resuena el canto “Hoy es un día de fiesta, gran alegría en el corazón de Dios. Avancemos, llenos de alegría, aclamemos al Rey de los cielos”.

Entonces la Hermana Patricia, Superiora General, dirige la palabra de acogida:“Sí, queremos dar gracias a Dios por las 120 Hijas de Jesús que han dejado Francia/Bélgica, por las 10 Hermanas que han salido de Canadá o de Inglaterra, por las 2 Hermanas llegando de América Latina y de las Antillas que arrojaron en tierra africana, las semillas del carisma. Sí, es toda la Congregación que está en alegría… Nuestra fiesta de hoy está íntimamente vinculada a la experiencia que son llamadas a vivir  las Hijas de Jesús y los Asociados de la Provincia de África y más particularmente en Camerún ”.

El Evangelio del día es el de los discípulos de Emaús. ¿Qué podría estar más indicado que cantar al final “Jesús que me ha quemado el corazón”?

Con la homilía del Padre Firmin

En su homilía, el Padre Firmin agradeció a la Congregación: “Con su permiso, deseo autoproclamarme” portavoz y eco fiel “de estos millares de africanos que se beneficiaron de la presencia, Oh, cuán preciosa, de las Hijas de Jesús en África y singularmente en Camerún. Saludo calurosamente la memoria de todas las que nos precedieron en la casa del Padre sin olvidar a las que están allí y que son bibliotecas reales hoy en la historia religiosa de Camerún…  Los discípulos de Emaús son alcanzado por un extraño… Éste mismo desconocido se une a nosotros en Kermaría para pedirnos el tema de nuestra conversación: ¿De qué estás hablando, cuáles son tus dudas, tus preocupaciones y tus expectativas?”

La procesión de ofrendas

Como lo pide la costumbre en África, la procesión se pone en marcha: en la cabeza, se presenta un folleto de memoria de las aperturas sucesivas de comunidades en Camerún, producido para la ocasión, es presentado a la asamblea, luego depositado ante al altar. Sigan una canasta muy hermosa de frutas exóticas llevada a la cabeza por Germaine Kabemba, Hija de Jesús africana, luego pan y vino. Una música africana, la Cora, acompaña la procesión. En el recuerdo de los fieles difuntos, se enciende una gran vela, evocando a las 70 Hijas de Jesús misioneras en África ya partida hacia al Padre. Un vibrante Magnificat expresa nuestra acción de gracia después de la comunión. Finalmente, una canción de alabanza cierra la misa: “Quiero cantar tu amor Señor”.

La celebración fue hermosa, orante. Sabíamos que estaban unidos a nosotros en todas partes. Todas las Provincias estaban representadas… ¡Hermosa internacionalidad! Chrescence, la Provincia de África también nos envió una palabra en nombre de su Provincia: “Grande es nuestra alegría de estar juntas con ustedes, queridas Hermanas, ex misioneras de África y toda la familia de las Hijas de Jesús hoy presente para hacer memoria de la vida misionera dada desde 1953 hasta la actualidad e incluso desde los orígenes. Homenaje a nuestras predecesoras, estas mujeres extraordinarias: las Hermanas Louis Joseph Christien, Anne-Maria el Ray et Nicole Vavasseur que han sembrado la semilla del carisma por su vida sencilla toda entrega en tierra africana. Feliz cumpleaños a cada una… estamos juntas ”.

La comida festiva

Y la fiesta continúa. Una muy buena comida reúne, en la sala Sacré-Coeur, los dos Consejos, General y Provincial, los dos Sacerdotes, las  “Ancianas de África”, (alrededor de cuarenta). Es la alegría del reencuentro. También es una oportunidad para evocar buenos recuerdos, las aventuras en las carreteras de Camerún y en otros lugares… la alegría irradia y podríamos prolongar, pero ya debemos preparar el seguimiento.

Y un tiempo de reunión para recordar la fundación

De hecho todos los participantes están invitados a unirse a nosotros en la sala Sacré-Coeur. Ésta es grande y, sin embargo, todos los asientos pronto están ocupados. También hay muchas Hermanas, Asociados y amigos.

En la pantalla grande, revivimos con alegría, la fiesta que vivió hace 20 años, en N’Gaundéré, Camerún: La celebración del quincuagésimo aniversario, a través de extractos de la película hecha entonces por Anne Le Roux.

Y un tiempo de encuentro para apoyar la “rama”

Sin embargo, no olvidemos que si nuestras primeras Hermanas pisaron Camerún, la rama tomó extensión. Poco a poco, se arraigó en Congo, Chad, Costa de Marfil. Una presentación de diapositivas nos abre a realidades que no son muy familiares para todos: conocemos a las Hermanas de diferentes comunidades, con sus diversos trabajos. Bella apertura.

Sigue un intercambio muy animado. El interés es animado. Las Hermanas están felices de conocer mejor la Provincia de África. Surgen preguntas, las respuestas son dadas espontáneamente por Patricia, Henriette y otros…

Este día del 23 de abril en Francia fue vivido con mucho fervor y en la acción de gracia. Nos permitió recuperar vínculos entre nosotras, en la alegría de la reunión, particularmente para aquellas que trabajaban en África. También fue una oportunidad para fortalecer nuestro sentimiento de pertenencia al cuerpo de la Congregación (ver Actas del Capítulo). Nos fuimos con la seguridad de que la savia del carisma continúa a regar las nuevas ramas y dar fruto.

Hna. Jeannine y Hna. Madeleine,

Rennes, Francia

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once − 10 =

Un peu
d’histoire

Notre
Spiritualité

Rejoindre
notre famille

Nos
communautés

Newsletter

Inscrivez-vous si vous désirez recevoir la lettre d’information de la Congrégation

Nous n’envoyons pas de messages indésirables ! Lisez notre politique de confidentialité pour plus d’informations.

Share This