Fiesta de San José en Kermaría

El domingo 19 de marzo, las Hermanas Hijas de Jesús y los Laicos se reúnen para celebrar como debe ser la San José. Una gran fiesta como no había habido desde algunos años.

El sol está ahí, como un guiño de Dios.

La gente llega poco a poco para llegar a la capilla donde tiene lugar la celebración eucarística. Un canto  nos reúne:

«Fiel a tu Señor vírgula, José, hijo de David, fiel a tu Señor, ¡tú nos llevas a Jesucristo!»

 Última rama de la promesa, antes del rango del Mesías, no temas José, no temas, Dios vigila y te conduce, camina a su luz.»

La Hermana Anne Thirion, Provincial de France nos da la cálida bienvenida.

La Palabra de Dios

El Evangelio de la curación del ciego de nacimiento, en (Juan 9, 1- 41), comentado por el Padre Vast-Amour ADJOBI, sacerdote en Rennes, nos lleva directamente a José: «Cuando leemos este Evangelio del ciego de nacimiento en la fiesta de San José hoy, notamos dos cosas: el ciego de nacimiento en su ceguera ve realmente a Dios y José en su silencio escucha realmente a Dios. Ambos nos hacen probar cómo Dios se une a nosotros en los problemas de nuestra vida. Lo sabemos, como el Papa Francisco nos lo señaló en su catequesis, el silencio de José no es un silencio impreciso. El interpela  nuestros combates interiores.

En nosotros, existe el silencio ruidoso de nuestros miedos, de nuestras angustias, de nuestras tentaciones, de nuestras malas experiencias, de nuestros fracasos y nuestros dolores, el silencio perturbador de nuestras dudas, heridas, nuestras contradicciones. Todo lo que puede cegar el corazón si no damos lugar a la dulzura de la voz de Dios. José, en la tormenta, ha sido dispuesto a escuchar a Dios y a obedecer su llamado, y a no permanecer cegado cuando las situaciones estaban para él intolerables, alarmantes, incomprensibles, pruebas, difícil de enfrentar para él. ¡José ha escuchado el llamado a la esperanza en su proyecto de hombre!

El rosario y la procesión

Al inicio de la tarde, rezamos el rosario animado por los Laicos Asociados. Luego estamos invitados a ir ante la Sagrada Familia, para comenzar una procesión que nos llevará a la Capilla.

Vísperas

La oración de las Vísperas nos reúne en una acción de gracia: «Dios te ha elegido, ¡que Dios sea bendecido! Hijo de David, esposo de María. Entre tus manos, Cristo Niño entregó su vida.»

Nuestro día termina con un tiempo de adoración eucarística.

Después todos regresan a casa con la alegría en el corazón de haber podido vivir una hermosa fiesta de San José.

Hna. Agnès Miquel, FJ,

Pontivy, Francia

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un peu
d’histoire

Notre
Spiritualité

Rejoindre
notre famille

Nos
communautés

Newsletter

Inscrivez-vous si vous désirez recevoir la lettre d’information de la Congrégation

Nous n’envoyons pas de messages indésirables ! Lisez notre politique de confidentialité pour plus d’informations.

Share This