Esperar, Compartir, Unirse para una Iglesia más fuerte

Lucienne Lepage, vice-provincial de las Hijas de Jesús de Rimouski, nos habla de su encuentro con las superioras (es) mayores del Este de Québec. Esas tres palabras claves:» esperar, compartir, unirse,» nos demuestran como, a pesar de una edad avanzada, podemos ser portadoras (es) del Evangelio en un mundo en perpetuo cambio.

Esa reunión tiene lugar dos veces al año. En el otoño, solamente los responsables de las congregaciones religiosas están presentes. En la primavera, los Obispos de las diócesis de la Pocatière, Rimouski, Baie-Comeau y Gaspé se unen a ese primer grupo para la reunión. Este año les tocaba a las Hijas de Jesús acoger a esos dos grupos. Estuvimos doce personas

Unidos en la oración:

 

Primero tuvimos juntos un tiempo de oración a partir de la invitación del papa Francisco «vivir una Iglesia en salida para evangelizar las periferías».

 

Escuchar y compartir:

Ese segundo tiempo consistía en escucharnos en el compartir de:

  • nuestros desafíos,
  • nuestras esperanzas,
  • nuestras inquietudes,
  • y hablar de las nuevas germinaciones detectadas en nuestros diferentes servicios.

Ha sido un testimonio muy fraternal y enriquecedor porque compartimos realidades comunes, como el envejecimiento de nuestros miembros y del poco relevo.

En el momento del almuerzo tuvimos un breve encuentro con la comunidad, lo que permitió a uno de los obispos subrayar la serenidad y la alegría de nuestras hermanas.

Así, tomamos conciencia que «la misión no tiene edad» ( sesión de Michèle Audet rsr, dada a las Hijas de Jesús en Rimouski el 14 de diciembre 2017)

Continúa hasta el fin de nuestras vidas. El Papa Francisco nos dice : » La vejez es una vocación, una gracia y una misión particular».

Para nosotras hoy, es » un llamamiento»:

  • para reconocer la presencia activa de Dios dónde no la esperamos»
  • para agradecer por todo lo que germina del Reino. (Actas del capítulo 2016 p. 11)

Jeannine D’Amours

 

1 Comentario

  1. Hola queridas Luciene y Jeannine. Gracias por su compartir y por valorar su linda edad..la edad de la sabiduría. Tenemos suerte de ser una congregación en la que se vive tanta sabiduría. Tenemos un tesoro siempre a descubrir. Les agradezco siempre su testimonio de acogida, sencillez y fidelidad a las inspiraciones de Dios que siempre son nuevas, nos permiten soñar y vivir opciones en esperanza.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un peu
d’histoire

Notre
Spiritualité

Rejoindre
notre famille

Nos
communautés

Newsletter

Inscrivez-vous si vous désirez recevoir la lettre d’information de la Congrégation

Nous n’envoyons pas de messages indésirables ! Lisez notre politique de confidentialité pour plus d’informations.