Cuéntame… ¿Cómo era antes?… ¡Cuéntame!

La escuela católica privada de Saint Melaine en Plumelin, en Bretaña, Francia, celebra sus cien años. La ayuda del Archivo de la casa madre, Kermaría, y el compartir con los profesores y los niños hicieron posible vivir “La escuela de antaño”.

El recurso de los archivos

Solène, directora de la escuela en busca de material utilizado en aquella época, llamó a Hermana Marie-Andrée, archivista de Kermaría, que pudo satisfacer sus deseos. En efecto, los Archivos contienen tesoros de todos tipos, en documentos sin duda, pero también en objetos para mostrar: tinteros, plumas, portalápices, estuches, secantes, pizarras y lápices de pizarra, ábacos, buenas puntas, tablas de lectura y mapas geográficos, así como libros de los años 1920-1950, de todas las materias cursadas y para los distintos niveles.

De vuelta a la «escuela»

Para hacer una buena presentación, ¡qué mejor que invitar a “maestras” que ciertamente ya son mayores, pero que han mantenido intacta su alma docente!

El jueves 8 y 9 de junio, algunas Hijas de Jesús: 2 Marie-Thérèse, Denise, Maryvonne y una Asociada, Dominique, se dirigen a la escuela. Qué alegría ser acogidas por un equipo entusiasta y por niños, vestidos para la ocasión: blusas grises o negras, todos con ganas de aprender.

Para hacer una buena presentación, ¡qué mejor que invitar a “maestras” que ciertamente ya son mayores, pero que han mantenido intacta su alma docente!

El jueves 8 y 9 de junio, algunas Hijas de Jesús: 2 Marie-Thérèse, Denise, Maryvonne y una Asociada, Dominique, se dirigen a la escuela. Qué alegría ser acogidas por un equipo entusiasta y por niños, vestidos para la ocasión: blusas grises o negras, todos con ganas de aprender.

Cada “Maestra” se suma al grupo previsto para las 6 clases de la escuela. Equipados con las numerosas preguntas preparadas por los niños, volvemos a ser “niños”. La corriente fluye muy bien a través de las respuestas dadas para satisfacer la curiosidad de todos:

– ¿Cómo íbamos a la escuela? ¿Por qué medios?

– ¿Cómo íbamos vestidos?

– ¿Cómo se realizaba el día?

– ¿Qué materias se impartían? ¿Qué juegos?

– ¿Y el internado?

-… ¡sin olvidar la cuestión de los castigos y las recompensas!

Lo visual (video, objetos mostrados) cautivó la atención de todos.

¡Antes de continuar con la 2°parte, cantamos “Si tienes alegría en tu corazón”! Con entusiasmo todos participan. Luego algunos grupos se complacen en cantarnos un “Canto a Saint Melaine” para los mayores y “La Ardilla” para los más pequeños.

Objetivos prioritarios

Aquí somos ahora “maestras” contando nuestros días con nuestros alumnos pequeños y grandes. La gestión de un número que podía superar los 60 niños, la falta de material, la larga preparación de hojas manuscritas e ilustradas llenó nuestros días y nuestros años… A través de los programas que debían ser respetados por todos, cada uno de nosotras expresaba nuestra alegría de enseñar, de transmitir conocimientos.

Los objetivos prioritarios fueron: el respeto mutuo, la promoción de la autonomía, la responsabilidad, la confianza en uno mismo y el sentido de compromiso.

El teatro, la música, la pintura, la costura han permitido a muchos desarrollar felizmente sus habilidades. No hay necesidad de castigar en una clase donde cada alumno se aplica, está atento y muestra su alegría por aprender. Ciertamente no se olvida el aspecto religioso, ya que el niño muestra una gran interioridad.

En la escuela Saint Melaine de Plumelin, en este ambiente de trabajo alegre y de escucha mutua, sentimos la transmisión de valores humanos y espirituales.

Una pregunta sorprendente

En una clase de 30 niños, pequeños y mayores, Marie-Thérèse muestra su cruz de religiosa. Sorpresa «¡No hay ningún Jesús en él!» Marie-Thérèse explica: “Jesús no está, pero es verdad, Él existe y ama a todos, aunque no lo veamos”. Una pequeña tímidamente dejó: “Sí, pero podemos hablar con él en su corazón”. ¡Bella respuesta!

“Maestras” que nos hemos hecho mayores, podemos decir GRACIAS por lo que hemos recibido de los niños de esta escuela tan rica en vitalidad. Muchas Gracias a Solène, a los profesores y a todos los que trabajan en esta escuela.

Hermanas y Asociadas, Archivos Kermaría, Francia

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × uno =

Un peu
d’histoire

Notre
Spiritualité

Rejoindre
notre famille

Nos
communautés

Newsletter

Inscrivez-vous si vous désirez recevoir la lettre d’information de la Congrégation

Nous n’envoyons pas de messages indésirables ! Lisez notre politique de confidentialité pour plus d’informations.

Share This