Celebración comunitaria de la Unción de Enfermos

El sábado 13 de marzo de 2021 tuvo lugar en Vaylats, Francia, una celebración comunitaria: «¡En el Camino de Pascua, una «nueva» Vida celebrada en la Paz!».

 

En los días anteriores, todas pudieron prepararse para este paso.

 

Una palabra de introductión

 

«El sacramento de la Unción de los enfermos es un sacramento para la vida, una fuerza para vivir el presente, una gracia de consuelo, de valor y de paz… El corazón se puede abrir a más grande que él y sentirse pacificado.

Cristo viene a compartir su carga con quien lo consiente. La persona enferma, frágil, sufrida o angustiada puede ofrecer libremente su sufrimiento y entregarse en participación en la obra de Jesús que viene a salvarla, salvándola personalmente, por supuesto, pero no solamente: ella está con Cristo que da su vida por todos los seres humanos que Dios espera en su misericordia.

Cristo está con nosotros en esta lucha…»

 

¡El amor ha dado los primeros pasos!

 

Éramos 22 reunidos en el gran salón.

Doce Hermanas, incluyendo dos Hermanas de Lalbenque que se unieron a las de Vaylats, 2 Sacerdotes, 1 Diacono, 1 Residente, recibieron la Unción de los Enfermos!

Recibir la unción… un Regalo, una Misericordia a recibir, una Fuerza para vivir!

 

Vengo hacia Ti, Jesús

 

Después de la proclamación del Evangelio, con esta canción entramos en el tiempo de las unciones recibidas en la frente y las manos.

¡Te damos gracias por tanta Ternura!

La Iglesia necesita la Fe, la Esperanza y el Amor de sus miembros sufrientes, como necesita el servicio de aquellos que están más directamente involucrados con sus hermanos. Necesita de todos. .

Testimonios

 

«Es un Sacramento dado por la Iglesia para suavizar, para recibir gracias especiales para aliviar mis sufrimientos, para sanarme, gracias espirituales, dadas por el aceite… es un consuelo espiritual, una sanación espiritual, un enriquecimiento para mí, por todo el resto de mis días», dijo una Hermana.

«Siempre y cuando sea capaz de entender este Sacramento… Viví allí, para mí, el Perdón del Señor», dijo otra Hermana.

«Haber vivido este momento hombro con hombro con los sacerdotes que celebra para nosotras la Eucaristía, nos marca, ¡es un hermoso momento de Iglesia!»

 

 

Un momento de convivio

Al final de la misa, el comopartir de una pequeña copa de Pineau des Charentes o espumoso de melocotón acompañado de obleas ofrecidas por las Hermanas de Montcuq (Francia) ha prolongado la suave música festiva de la noche.

Te bendecimos por tantas maravillas,

¡Tú das la Vida, Tú das el Espíritu!

 

Sr Marie-Jo, fj, Lalbenque, Francia

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Un peu
d’histoire

Notre
Spiritualité

Rejoindre
notre famille

Nos
communautés

Newsletter

Inscrivez-vous si vous désirez recevoir la lettre d’information de la Congrégation

Nous n’envoyons pas de messages indésirables ! Lisez notre politique de confidentialité pour plus d’informations.

Share This