BODAS DE ORO EN COLOMBIA (1966 – 2016 )

groupe-1

El 26 de noviembre hemos celebrado un acontecimiento que nos unió en acción de gracias al Señor, al pueblo colombiano y a tantas personas que en 50 años de presencia de las Hijas de Jesús en tierra colombiana nos han acompañado, ofreciéndonos su acogida, apoyo y amistad.

En las inserciones donde vivimos actualmente al misión: Villavicencio y Cogua, el 3 y 10 de dic hemos celebrado también nuestra acción de gracias con el pueblo de una manera festiva que Dios nos sigue enviando y manifestándose en las personas que encontramos.

 

Gracias a Monseñor Garavito que en paz descanse, que tuvo la audacia de interpelar a la Congregación, solicitando unas hermanas para que de Francia vinieran a sembrar el Carisma de las Hijas de Jesús en el pueblo Colombiano: Magdalena, Filomena, Terea Kerdac, Yvonne Meil y Teresa Perot, ésta última está entre nosotras, como una perla preciosa, un tesoro, que está en su edad de oro, la edad de la sabiduría. Teresita como cariñosamente le decimos a su edad sigue siendo fecunda, sigue dando vida, ella con su sencillez y vida austera nos muestra que seguir a Jesús pobre vale la pena.aimante dans les autres.


Colombie 50 ans panneau

Teresita como cariñosamente le decimos a su edad sigue siendo fecunda, sigue dando vida, ella con su sencillez y vida austera nos muestra que seguir a Jesús pobre vale la pena.

Las primeras hermanas llegaron ligeras de equipaje; pero con una mochila llena de sueños, quisieron que nuestro Carisma que animó a nuestros fundadores de Honrar la Santa Humanidad del Hijo de Dios se arraigara en tierra Colombiana.

procession d'entréeMicheline Cormier, superiora general, nos recordó que: “50 años de las Hijas de Jesús en Colombia es una fiesta de toda la Congregación: son 50 años de historia,

  • 50 años de nuestra historia de familia escrita por hermanas

 

  • son 50 años de una historia que se sigue escribiendo por las hermanas presentes en las 4 comunidades en Colombia y una en Chile. “Ella, junto a Irma consejera general, en nombre de toda la congregación, expresó con un gesto simbólico la acción de gracias y la oración de todas las hermanas que se unieron a este acontecimiento, para que la llama de la vida religiosa y el fuego del Carisma sigan alumbrando hoy en Colombia y en el mundo entero.

La hermana Teresa Perot, que desde hace 50 años está en Colombia, encendió una vela para cada comunidad como símbolo de trasmisión de una llama, la del Carisma a las hermanas, y a otras generaciones que tomamos y tomaremos el relevo.

Thérèse Perot

Fue una celebración sencilla, llena de simbolismo, fiesta para hacer una memoria agradecida del paso de Dios en estos 50 años de Gracia. Algunas hermanas de Canadá, Francia, Honduras, Haití y Chile han venido para celebrar la gran fiesta en un gesto de fraternidad y solidaridad, al igual que los asociados, amistades y familiares.

 

Gracias a tantas hermanas que han pasado por esta tierra, haciendo el bien al estilo de Jesús, y como Hijas de Jesús. Muchas de ellas ya están contemplando el rostro de Dios cara a cara y desde el cielo han celebrado con nosotras.

Gracias y sigamos escribiendo la historia en los lugares de misión donde somos enviadas a Honrar la Santa Humanidad del Hijo de Dios.

GELSOMINA RODAS.

PROVINCIAL AL

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Un peu
d’histoire

Notre
Spiritualité

Rejoindre
notre famille

Nos
communautés

Newsletter

Inscrivez-vous si vous désirez recevoir la lettre d’information de la Congrégation

Nous n’envoyons pas de messages indésirables ! Lisez notre politique de confidentialité pour plus d’informations.

Share This