Una experiencia de Chrescence le ha permitido concretizar una de las grandes orientaciones de nuestro capítulo general: “Llevar juntas la preocupación del llamado a compartir el carisma”…

Chrescence explique la Congrégation« Rema mar adentro y echa las redes”, dice Jesús a Simón Pedro. Además de la obra educativa en el Centro de alfabetización de Kinshasa, RDC, la pastoral vocacional es parte de la misión de las Hijas de Jesús. Es un trabajo apasionante, rico en encuentros, exigiendo mucha confianza en Dios, en uno mismo, en el otro.

El tiempo de vacaciones escolares me ha permitido viajar al interior del país para visitar a las familias de las aspirantes, es decir de las jóvenes deseosas de seguir a Cristo en la vida religiosa Hijas de Jesus : conocer a sus familias, sentir lo que piensan de la vida religiosa hoy, darme cuenta de la realidad que están viviendo.

Salir hacia… no es siempre fácil…

Con una jóven empezamos el viaje hacia el Kasaï Occidental, más precisamente hacia Mweka, al este de la RDC, situado a 897 km de Kinshasa, capital del país.

Arriesgarse a salir de nuestras casas bien seguras para dejarse tocar, cuestionar, mover por Cristo mismo en las personas encontradas…

En Africa, muchas de nuestras pistas, caminos, carreteras son impracticables. Pero ello no justifica el quedarnos alejadas del pueblo de Dios. Toca viajar como la gente : en moto, en camión, en lancha o sencillamente a pie. Nuestros primeros misioneros lo hicieron, por qué no nosotras, hoy ?

!Chrescence en motoAcogida calurosa

Dans la famille d'une aspiranteAl llegar a una vereda o pueblito, qué alegria de parte de todos ! La gente es curiosa de saber quiénes somos ! En seguida, me he dado cuenta que para entrar en una relación más cercana, era necesario adaptarme a su modo de vivir. Se me vino a la mente esta palabra que para ser un buen misionero, se necesita « une bonne foi et un bon foie » ! es decir tener un estomago misionero ! Confiar en Aquel que me llama y me envia, Cristo, me permite aceptar la comida servida por los que me acogen.

La gente y sobre todo las jóvenes desean conocernos y tienen muchas preguntas sobre nuestro carisma. Mi visita ha dado confianza a las familias de jóvenes de esta parte de país y que están en formación con nosotras. Para algunas, encontraban por primera vez a una Hija de Jesús.

«Atreverse a llamar » es una orientación que me toca en mi corazón : me afianza en mi seguimiento de Cristo, este Jesús que salía al encuentro de la gente. Esta experiencia me ha hecho feliz, de esta felicidad que nace del encuentro.»

Hna Chrescence Beyala, h.j.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 5 =

Un peu
d’histoire

Notre
Spiritualité

Rejoindre
notre famille

Nos
communautés

Newsletter

Inscrivez-vous si vous désirez recevoir la lettre d’information de la Congrégation

Nous n’envoyons pas de messages indésirables ! Lisez notre politique de confidentialité pour plus d’informations.

Share This