Peregrinar hacia la JMJ, un regalo de Dios

La Hermana Geraldina Escalante nos comparte su alegría de peregrinar hacia la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) como religiosa Hija de Jesús. Realmente fue una oportunidad, un regalo de Dios participar de este encuentro de Iglesia joven, realizada del 22 al 27 de enero 2019 en la ciudad de Panamá.

Dios se manifiesta en la bondad

Gracias a la preocupación, al apoyo, a la generosidad de Monseñor José Antonio Canales, Obispo de la Diócesis de Danli Honduras, los coordinadores y asesores de la Pastoral Juvenil de la diócesis logramos participar de esa experiencia, a lo mejor única en nuestras vidas. Sin embargo, muchos jóvenes faltaron en la JMJ por causa de los recursos económicos. Ahora nos corresponde trasmitir ese legado de la JMJ. Resuena con fuerza las palabras del Papa Francisco. Peleen para buscar los caminos de inserción y transformación, y esto el Señor lo bendice, lo sostiene, lo acompaña”.

Preparándonos para esta experiencia de Dios

La jornada comenzó antes de llegar a Panamá, fuimos convocados en cada una de nuestras diócesis para: Recibir la catequesis y conocer un poco de la historia de la JMJ, ver el proceso de inscripción, orar juntos, y sobre todo adentrarnos a vivir esa aventura de diferentes culturas, razas, idiomas, etc, Aunque el viaje en bus desde Honduras hasta Panamá 878Km, fue muy pesado, esto no impidió que permaneciera la alegría, el gozo y la esperanza de poder estar y ver de cerca al Papa Francisco. Sin duda este caminar lo hemos recorrido bajo el amparo maternal de nuestra Madre María dejándonos motivar por sus palabras: “He aquí la sierva del Señor, hágase en mi según tu palabra” (Lc. 1, 38).

“Jóvenes Ustedes son el ahora de Dios”

El corazón se inflama al escuchar a miles de jóvenes decir: !Esta es la juventud del papa! !Esta es la juventud del papa, esta es la juventud del papa! Como asesora e Hija de Jesús, fui testigo del paso de Dios en la ternura que irradia el papa Francisco a los jóvenes del mundo entero. Esta experiencia pareciera un sueño del que no se quiere despertar porque es gratificante. El sentir de los jóvenes era que no querían regresar, pero a la vez sabían que el Papa los enviaba a anunciar todo aquello que habían recibido para bien de la humanidad que sufre:

 

La bendición no es conclusión de un camino, sino envió a proclamar la vida y la esperanza. Ahora llega el momento del envío: ¡Vayan cuenten! ¡Vayan testimonien! ¡Vayan contagien lo que han visto y oído!. Y esto no lo hagan con muchas palabras, sino como lo hicieron aquí, con gestos simples y con gestos cotidianos, esos que transforman y hacen nuevas todas las cosas, esos gestos capaces de armar lío, un lío constructivo, un lío de amor”.

Infinitas gracias a la Iglesia, a la Congregación Hijas de Jesús de Kermaría, a los voluntarios y las familias de este hermano país, Panamá, que con tanto amor nos ha sabido recibir.

Hna. Geraldina Escalante Gómez hj

 

 

 

1 Comentario

  1. Gracias Geraldina por compartir con toda la congregación a través de este medio esa experiencia fundante en su vida religiosa, seguramente que para los jóvenes será inolvidable. Que lo vivido en Panamá lo puedan transmitir con los que no han podido participar. Gracias.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Un peu
d’histoire

Notre
Spiritualité

Rejoindre
notre famille

Nos
communautés

Newsletter

Inscrivez-vous si vous désirez recevoir la lettre d’information de la Congrégation

Nous n’envoyons pas de messages indésirables ! Lisez notre politique de confidentialité pour plus d’informations.

Share This