Adiós a nuestro amado chalet

Adquirido en 1964, nuestro Chalet HJ, Entidad de Moncton Canadá, se encuentra en un lugar encantador en Grand Digue, New Brunswick, Canadá. Hemos disfrutado de este lugar durante más de 50 años. Ha llegado el momento de recordarnos las palabras de Qohéleth en Capítulo. 3: «Hay un tiempo en la vida para toda cosa, un tiempo para comprar y un tiempo para vender. Y estamos en eso.

Un poco de historia

Los trabajos de construcción del chalet se extendieron de 1964 a 1968 en gran parte con el material de la demolición del antiguo convento de Rogersville (uno de nuestros primeros lugares de fundación en Canadá). Eso calienta el corazón ver el vínculo entre el pasado y el presente.

A lo largo de los años, hemos agregado a los primeros edificios: un pequeño chalet cerca del primero, un solárium en la gran sala común, un patio que une las dos construcciones principales para facilitar la circulación entre los edificios y una rampa para sillas de ruedas. En el macizo de flores, vemos un gran columpio, bancos, un alimentador para pájaros pequeños y con el tiempo, un huerto. ¡Esto es todo lo que nuestro chalet fue para nosotras!

Un lugar de belleza

Nuestro chalet está ubicado en un lugar encantador, en Cabo de Cocagne, rodeado en parte por árboles, frente a una magnífica extensión de agua: el Estrecho de Northumberland. ¡Qué decir de las puestas de sol en el mar! Además, en este ambiente pacífico, podemos deleitarnos con la alegre canción de pájaros. Es un lugar realmente maravilloso.

Un lugar de relajamiento

El chalet está abierto de mayo a octubre. Con el tiempo, las novicias venían para una estadía de vacaciones. Al final de un año escolar o después de los cursos de verano, veníamos allí durante unas pocas semanas o por unos días, para descansar, rehacer  sus fuerzas físicas y espirituales, encentrarse  para hablarse entre sí… Había espacio para aquellas que les gustan bañar o la natación o simplemente sentarse en la arena cálida y contemplar el mar.

Un tiempo estaba previsto para recibir familias y amigos, así como Hijas de Jesús de otros lugares. A algunos les gustaba caminar al aire libre o recoger fresas o arándanos. En el otoño, nos encontramos en el chalet para una comida especial: «un guiso de verduras”.

Un lugar de retiro y refrescamiento espiritual

Siendo un lugar propicio para la contemplación, pudimos hacer retiros dirigidos durante varios años. Algunas Hermanas también aprovecharon los retiros anuales privados. Las Hermanas también tuvieron la oportunidad de seguir varias sesiones durante el verano; Para nombrar solo unas pocas: Jubilación y Misión, Sesiones Carismáticas, Sesiones sobre los Escritos del Padre Richard Rohr, Sesiones dadas por la Hna. Jacqueline Martel a las Hermanas de los servicios, retiro de fin de semana para  Laicos…

Es importante mencionar grupos que han podido aprovechar nuestro chalet para reuniones fraternales: Equipos diocesanos de Moncton, Coros, Empleados de MacGillivary Guest Home, Encuentros Internacionales HJ  para nuestras Hermanas Haitianas, Dominicanas y Canadienses, grupos de HJ  de Europa, encuentros  de familias.

Un lugar de celebración

Cada año, desde que hemos estado en Riverview, hemos celebrado nuestras Hermanas en Jubileo en la parroquia de Gran Digue . El día de la celebración,  – el domingo -, tuvimos la alegría de unirnos a los feligreses para la Eucaristía. Después de la celebración, nos fuimos a nuestro chalet, donde todo estaba planeado y preparado: decoración de la gran sala, mesas preparadas para una comida festiva en un ambiente alegre. Después de esta deliciosa comida, nos tomamos un tiempo para fraternizar antes del regreso a Riverview.

Otras reuniones: las jornadas de Provincia o Viceprovincia, lanzamientos del año…

Aquí hay expresiones recogidas de algunas Hermanas a quienes les preguntamos qué era el chalet para ellas:

• Lugar de encuentro con el Señor en la naturaleza

• Tranquilidad

• Lugar de descanso y refrescamiento

• Paz y relajamiento

• Fraternidad

• Lugar propicio para la contemplación

Sí, nuestro chalet fue para nosotras un santuario donde hemos experimentado momentos pacíficos e inolvidables, tiempos de contemplación de la naturaleza mientras probamos el esplendor y la bondad del Señor. Y hoy…

Sin embargo, de vez en cuando, necesitamos cerrar un capítulo de nuestra vida; Necesitamos decir «adiós», y este momento ha llegado para HJ. de la Entidad de Moncton. Tenemos que dejar ir este amado chalet. Mientras experimentamos una cierta tensión en el corazón, estamos llenos de gratitud por todas estas gracias que el Señor nos ha dado de vivir en este lugar bendito. Los recuerdos preciosos permanecerán grabados en nuestros corazones. En este momento, tenemos el gusto de gritar:

“Dios mío, Tú eres grande, Tú eres hermoso,

Dios vivo, Dios, Dios muy alto

Tú eres el Dios del Amor

Dios mío, Tú eres gran, Tú eres hermoso

Dios Viviente, Dios muy alto

Dios presente en toda creación.”

Salmo de la Creación

Hna. Joyce Brochet, HJ, y Hna. Margaret Wincey, HJ

Moncton, Canadá

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − 7 =

Un peu
d’histoire

Notre
Spiritualité

Rejoindre
notre famille

Nos
communautés

Newsletter

Inscrivez-vous si vous désirez recevoir la lettre d’information de la Congrégation

Nous n’envoyons pas de messages indésirables ! Lisez notre politique de confidentialité pour plus d’informations.

Share This