Acción de gracia por una centenaria

En la casa de las Hijas de Jesús, Rimouski, Canadá, el 22 de mayo de 2022, el ambiente está para la fiesta. La Hermana Alice Savard celebra su centenario. ¡Qué bella oportunidad para detenernos un poco y dar gracias a Dios por la vida de Alice y al mismo tiempo subrayar sus 80 años de vida religiosa!

El Padre Jacques Côté, nuestro capellán, en su homilía nos habla de las razones por las que tenemos que dar gracias.

“Hoy, el 22 de mayo, deteniendo nuestra mirada en la vida de la Hermana Alice, solo podemos maravillarnos, alabar al Señor y entrar en acción de gracias. Nos alegramos de que la Hermana Alice siempre esté lo suficientemente alerta como para participar con nosotros en la Eucaristía durante la cual podemos dar gracias a Dios que, fiel a sus promesas hechas por la boca del Profeta Isaías, le tranquiliza la Hermana Alice, diciéndole con ternura: “Permaneceré fiel hasta tu vejez; Te apoyaré hasta tu cabello blanco“(Isaías 46.4)

Dar gracias

  • Por sus 100 años de vida y por su compromiso de consagrar toda su vida en la Congregación de las Hijas de Jesús.
  • Por los bellos días y los hermosos años vividos.
  • Por el amor recibido y el amor dado.
  • Por todas sus atenciones y sus abrazos de los cuales se beneficiaron cientos y cientos de jóvenes que estaban bajo su cuidado.
  • Para estos armarios llenos de ropa hecha o reparada gracias a sus talentos de costurera, Y no debemos olvidar un agradecimiento
  • por todas sus grandes sonrisas que ciertamente han traído alegría en los corazones oscurecidos por undolor, un problema o una dificultad.

A nivel Espiritual

Sí, me gusta creer que la Hermana Alice pasó por los años viviendo sus alegrías y sus dificultades con el valor de una mujer que se sentía y que se siente amada por el Señor (Juan 15), y que todavía se deja guiar por Él tanto tiempo Él lo quiera todavía, porque Él “lo cuidó desde el nacimiento y lo llevó en el seno materno” Isaías 46,3).

Además, consciente como nosotros que solos, nosotros nunca logramos amar a la manera de Jesús, la Hermana Alice eligió, más bien, fue “elegida” por Jesús para llevarlo como modelo, para “honrarlo en su santa humanidad” ( R.V. No 3), para verlo actuar, permanecer en Él y quedarse conectado con él como las ramas en la vid (Juan 15, 4-5) … en la noche de nuestra vida “Es en el amor que se nos juzgará“(Saint Jean-de-La-Croix). “Lo esencial es el Amor que damos, con sus riesgos y sus miserias” (Benoît Lacroix)

Frente a este gran desafío, la Hermana Alice es un faro para nosotros. Que el Señor, que “como el águila, renueva nuestra juventud” (Sal 102, 5) continúe acompañando a nuestra amable centenaria como a cada una de nosotras en este día de alegría, de fiesta y de acción de gracia».

La fiesta continúa alrededor de una buena comida con la familia de Alice y de la comunidad, una comida entrecortada con testimonios hermosos llenos de reconocimiento y amor. Testimonios que Alice recibe con su amplia sonrisa y sus palabras de humor.

Jeannine D’Amours, HJ, Rimouski, Canadá

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 + nueve =

Un peu
d’histoire

Notre
Spiritualité

Rejoindre
notre famille

Nos
communautés

Newsletter

Inscrivez-vous si vous désirez recevoir la lettre d’information de la Congrégation

Nous n’envoyons pas de messages indésirables ! Lisez notre politique de confidentialité pour plus d’informations.

Share This