Servicio reconocido y honrado

Desde la primevera del 2007, yo era voluntaria en la carcel Establecimiento de Edmonton para mujeres. Encontraba a una mujer más o menos 2 veces al mes, para acompañarla. Por los compromisos comunitarios, y el hecho de que la que yo acompañaba estaba por salir de la carcel, me retiré de este ministerio en octubre 2018.

« Hacia las periferias… »

El ejemplo de nuestros fundadores, nuestro carisma y nuestra Regla de Vida nos empujan a ir hacia las « periferias »…

… una invitación a salir de nosotras mismas …

La Coordinadora de los voluntarios me invitó a participar por última vez en la velada de agradecimiento para los voluntarios que se realizó el 17 de abril 2019. Me pidieron ir al ambón para compartir unas palabras acerca de mi experiencia como voluntaria : « Cuando oí hablar de este ministerio en la cárcel, me sentí llamada a responder. A lo largo de 11 años y medio acompañé a10 mujeres. Me gustó el tiempo pasado con cada una, sea jugando a un juego, sea sencillamente hablando. Yo sé que ese tiempo fue bueno para mí y espero que eso también ayudó a las mujeres. Me sentí privilegiada de haber venido esta noche y les digo gracias.

 

Honrar a personas reconocidas por su contribución

Fui escogida para recibir un regalo especial. Me dieron una cobija Estrella hecha por unas presas arborígenas. Originalmente, estas cobijas se utilizaban para envolver a sus muertos. Después llegaron a ser regalos de bodas, y ahora sirven para honrar a personas reconocidas por su contribución al bien de la comunidad. Estuve muy sorprendida por ese honor y estoy agradecida por esta bella cobija.

« Cada vez que lo hicieron a uno de estos más pequeños, a mí me lo hicieron. »

 

El tiempo pasado con cada mujer ha variado entre unas semanas y cinco años y medio. Mi experiencia con cada una ha sido buena. Creo que estas relaciones ayudaron. Para ellas, era la oportunidad de poder hablar con alguien que no tenía ninguna autoridad sobre ellas, que no las juzgaba, que podía amarlas incondicionalmente. Por otra parte ellas también me ayudaron. Mirando cómo ellas podían perdonarse y luchar para seguir adelante, me lanzaban el reto de dejar las heridas de mi vida, perdonarme y seguir adelante. Eso me daba la oportunidad de practicar una escucha sin juicio y un amor incondicional.

 

Georgine Morin, fj, Edmonton, Canadá

1 Comentario

  1. Gracias hermana Georgine, por su testimonio de acompañar procesos de liberación, de perdón de sanación.

    Me alegro y me uno en acción de gracias por su reconocimiento en la cobija de estrella!

    Felicitaciones!

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Un peu
d’histoire

Notre
Spiritualité

Rejoindre
notre famille

Nos
communautés

Newsletter

Inscrivez-vous si vous désirez recevoir la lettre d’information de la Congrégation

Nous n’envoyons pas de messages indésirables ! Lisez notre politique de confidentialité pour plus d’informations.

Share This