Peregrinación MEMO (Misión Estudiantil del Morbihan)

Hna Liliane Abgrall, fj.

 

en comunidad en Vannes (Francia)

 

nos dice cómo nació la idea

 

de esa peregrinación.

“En el marco de mi misión como capellana en el hospital de salud mental (EPSM) de Saint-Avé, me encuentro con unos jóvenes hospitalizados. Reciben la visita de sus amigos y es la oportunidad de conversar.

Florian, animador en pastoral del Liceo San José en Vannes, me viene a ver después de su visita a una amiga enferma. En un segundo momento, me propone acompañarlo para la misa de los jóvenes que tiene lugar todos los miércoles en la tarde en el antiguo Carmelo en Vannes. Quedo sorprendida de ver tanta concurrencia (alrededor de 60 jóvenes) de estudiantes, jóvenes profesionales que participan de la Eucaristía. La misa, presidida por el P. Philippe Le Bigot, es animada por los estudiantes de América Latina y unos franceses. Aquella noche, me invitan en participar de la comida que toman juntos todos los miércoles. En el transcurso de esa cena, el P. Philippe me presenta como una Hija de Jesús y lanza la propuesta de una peregrinación hacia Kermaria. Se retiene la idea.

Unos meses más tarde, mi comunidad invita a Antoine Le Garro, diácono y nuevo responsable de la MEMO. Para él, es una oportunidad para conocer la comunidad y para nosotras de compartir con un futuro sacerdote. Relanzamos la idea de la peregrinación y fijamos la fecha del 13 de marzo. Ese día, 9 estudiantes participan de la peregrinación con un joven del EPSM y dos novicias de las Hermanas de la Caridad social, presentes en el obispado en Vannes.”

Liliane Abgrall

 

Testimonio de dos de los jóvenes que vivieron la peregrinación

“En primer lugar, Hna Liliane, quiero agradecerle la peregrinación que usted nos permitió vivir.

Al empezar ese día, cuando llegamos en su comunidad, nos recibieron de la mejor manera posible. Tomamos un café y nos conocimos. Fuimos después a buscar a un compañero hospitalizado en el EPSM y visitamos la capellanía del hospital con su bella capilla dedicada a san Juan de Dios.

Después, estuvimos visitando la capilla de Vieux Colpo donde Madre Santa Angela reunía a los feligreses de la aldea. Hemos descubierto su aldea de nacimiento en Elizen y más precisamente la parte del muro que quedó como “memorial”. Llegamos después en Bignan, en la casa de las hermanas donde vivió Madre María de San Carlos. Una hermana nos guió en la visita de esa casa increíblemente hermosa. Almorzamos juntos y al final del almuerzo las hermanas nos invitaron para el café. Hemos bien compartido con ellas.

En seguida nos hemos dirigido hacia Kermaría para descubrir la Casa Madre de las Hijas de Jesús. Es un lugar espléndido y genial. ¡Qué hermosa historia y qué hermosos jardines! Paramos un momento en la cafetería para encontrarnos con otras Hermanas y, para terminar nuestra peregrinación, oramos en la capilla de San José.

Para mí fue un magnífico día y se lo agradezco en nombre de todos mis compañeros y de los responsables de la casa.”

Jesús Magana, Mexico

 

“Al empezar el d­ía con un buen café en la comunidad de unas Hermanas, todos los que participamos de esa peregrinación hemos compartido un poco lo que vivimos. Hna Liliane nos habló de su trabajo con los jóvenes del hospital siquiátrico y uno de esos jóvenes con dificultades acompañó nuestro día de peregrinación. Debían ser dos, pero el estado de uno de ellos se agravó en los días anteriores.

Hemos visitado la pequeña iglesia de Colpo en la que Madre Santa Angela reunía a las personas de la aldea para orar y fuimos a ver lo que queda de la casa donde ella vivió. Después, dos mujeres que son Asociadas de las Hijas de Jesús nos pasearon en el campo para que veamos el estilo de las casas antiguas.

Llegamos en Bignan alrededor de las 11.15 a.m. Hna Marie-Thérèse Le Goff nos habló de la Congregación, de la vida de Madre María de San Carlos y nos hizo visitar la casa. Disfrutamos de la escucha de los testimonios de vida de las Hermanas de la comunidad: fue un momento más que agradable alrededor de un café.

Después nos dirigimos hacia Kermaría, Casa Madre de la Congregación de las Hijas de Jesús que Perrine Samson (Madre Santa Angela) fundó en 1834. Con una impresionante evolución desde sus inicios, Kermaría nos ofreció un hermoso lugar donde pudimos descubrir la historia de la Congregación y la vida de las Hermanas en aquella época.

¿Por qué me gustó ese día? La acogida de las Hermanas fue increíble. Conocimos lugares y nuevas historias. Hemos descubierto un estilo de vida que no conocíamos y tenido la oportunidad de contactarnos con gente nueva y maravillosa. Esas personas con quienes nos encontramos testimonian de un gran amor a Cristo y su presencia conlleva una verdadera alegría. Son personas que no tienen la necesidad de decir cuánto aman a Dios ya que lo podemos ver a través de sus acciones, pero lo que es lo más hermoso es la profundidad de su mirada que desvela una fracción de la ternura del Padre. También hemos tenido la oportunidad de juntarnos con ellas en una oración.”

Lorenna

“Al concluir esa peregrinación, los jóvenes recibieron una imagen de la oración a San José de San Francisco de Sales. Ahora la dicen todas las noches.

Por mi parte, tengo el proyecto de participar de la Eucaristía del miércoles por la noche para mantener la relación con estos jóvenes.

¿Se podría vislumbrar, durante la próxima estadía de nuestras jóvenes Hermanas africanas y latinas en Francia, un encuentro de ese grupo con ellas?”

Liliane Abgrall fj.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Un peu
d’histoire

Notre
Spiritualité

Rejoindre
notre famille

Nos
communautés

Newsletter

Inscrivez-vous si vous désirez recevoir la lettre d’information de la Congrégation

Nous n’envoyons pas de messages indésirables ! Lisez notre politique de confidentialité pour plus d’informations.

Share This