El papa Francisco vino a Colombia a sembrar fe

¿En qué terreno cayó la semilla ?

“Ustedes estén atentos a los frutos, cuiden el trigo, no pierdan la paz por la cizaña. El sembrador encuentra la manera de que la Palabra se encarne en una situación concreta y de frutos de vida nueva, aunque en apariencia sean imperfectos o inacabados.

Oración por la reconciliación nacional, 7 de septiembre 2107 Colombia, Bogotá.

Parábola del sembrador

Han pasado cinco meses de la visita de nuestro querido papa Francisco a esta tierra Colombiana. La Iglesia se preparó durante seis meses con la parábola del sembrador Mc. 4, 1-20, hoy esa semilla sembrada se riega y se cultiva, su visita fue un acontecimiento que nos invita a pensarnos como cristianos, como católicos. Su mensaje y sus gestos han alimentado la fe de diferentes grupos eclesiales y no eclesiales. Hoy su mensaje tiene algo que decir a los asuntos que nos preocupan como sociedad y como Iglesia, asuntos coyunturales como las elecciones, la migración de venezolanos, los diálogos de paz, asuntos en los que se pone en juego la fe y el compromiso cristiano.

La semilla sembrada

La semilla sembrada cayó en el terreno de:

  • los jóvenes a quienes dijo “ no se metan en el chiquitaje, vuelen alto y sueñen grande”,
  • las congregaciones religiosas a quienes nos dijo “ que no les falte las vocaciones como la arepa al desayuno”
  • las victimas de la violencia les dijo “gracias por la lección de alta teología, aprendo de ustedes”,
  • en el terreno de los obispos, sacerdotes, miembros del gobierno, militares, y en general la sociedad,

les hizo saber que Dios llega a ellos y les invita a cultivar la vida en El. Hoy nos preguntamos

  • ¿Cómo su mensaje puede transformar y renovar nuestros institutos?
  • ¿nuestra manera de vivirnos?
  • ¿de decidir, de actuar en favor de los que más sufren, de los excluidos, de los que juzgamos a la ligera?.

El mensaje de fe en el Cristo roto y mutilado de Bojayá( corregimiento del Choco, lugar del genocidio del 2002), nos invita a ser cristianos que pensamos las decisiones en favor de la paz, la verdad, el perdón, la misericordia, solo asumiendo un camino pascual, el del Cristo roto, mutilado y resucitado es posible liberar a Colombia de la desesperanza. renovar la fe que hemos recibido, practicarla “dando un paso” en cada gesto y decisión, para recomenzar con lo que quedo.

 

 

El Cristo roto de Bojayá

El espíritu de su visita queda como impulso y esperanza para creer que hoy podemos asumir actitudes a la manera de Jesús el Cristo. Especialmente el Cristo roto y mutilado de Bojayá escucharlo y contemplarlo, en su camino de cruz, El sufre con los que sufrieron este día y cuyas heridas siguen tratando de sanar.

 

Nos corresponde a cada uno dar el segundo paso, cuidando el terreno personal y comunitario, para que el mensaje de Jesús que vino a sembrar Francisco pueda dar buenos y abundantes frutos.

Hna Viviana Carolina Forero A. hj

Colombia

 

1 Comentario

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro + diez =

Un peu
d’histoire

Notre
Spiritualité

Rejoindre
notre famille

Nos
communautés

Newsletter

Inscrivez-vous si vous désirez recevoir la lettre d’information de la Congrégation

Nous n’envoyons pas de messages indésirables ! Lisez notre politique de confidentialité pour plus d’informations.

Share This