Se da vuelta la página …

El 23 de diciembre,

la parroquia de Santa Teresa en Quimper (Francia) quiso,

durante una celebración dominical de la Eucaristía,

dar gracias a las Hermanas del 55 bis de la avenida Kergoat-ar lez

por sus numerosos años de presencia en el barrio…

De las palabras de acogida

de Hna Marie-Thérèse Quéré,

Vice Provincial de Quimper-Lorient,

extraemos una parte:

… “Las primeras páginas de la historia de esta comunidad de las Hijas de Jesús, las escribieron las alumnas de la escuela Santa Teresa a partir del 1962. El internado no estaba bastante amplio para acoger a todas las internas y una quincena de ellas alojó en esta casa. Cuando ellas se fueron, los dos capellanes del establecimiento escolar residieron en ella durante algunos años.

En 1973 llegaron las 6 primeras Hijas de Jesús para formar una comunidad relacionada con la Institución Santa Teresa, la parroquia y el barrio. En aquella época estaba entre ellas una enfermera que trabajaba pasando por las casas de los enfermos. Durante algunos meses, la comunidad estuvo cerrada antes de la llegada de otras hermanas, entre las cuales Hna Madeleine Bellec que vive hasta ahora en esa comunidad.

“Juntas, ustedes vivirán día tras día el carisma de las Hijas de Jesús en una proximidad y una presencia sencilla al barrio, a la parroquia… y cada una encontrará una inserción que corresponderá a sus posibilidades” les dijo en el mes de junio del 1997 la Responsable de aquella época. De a poco, la comunidad se organiza, cada una encontrando sus puntos de referencia y comprometiéndose según sus posibilidades.

Queridos amigos, ustedes les acompañaron y les alentaron en su misión, ustedes aceptaron comprometerse con ellas y reemplazarlas cuando vino el momento de hacerlo. Gracias a todos y a cada uno por su colaboración, su solidaridad, sencillamente por su amistad.

Gracias por haberles permitido vivir “una cercanía y una presencia muy sencilla” en el barrio. Ustedes encontraron en su casa una apertura y una acogida, una escucha atenta, un apoyo. Ustedes estaban presentes en su oración ya que “no hay nada verdaderamente humano que no encuentre un eco en el corazón de los discípulos de Cristo” (Gaudium et Spes, concilio Vaticano II). Pero esta relación de buenos vecinos no fue en sentido único. Ustedes vigilaron a “sus hermanas”; sus múltiples atenciones hacia ellas testimonian de eso. En el diario de la comunidad encontramos muchas huellas de esa presencia. Una vez más, gracias. Ese apoyo fue precioso para cada una de ellas y lo es todavía hoy mientras ellas se preparan a dejar el barrio. Ustedes sabrán sin duda acompañarlas para que el paso se viva en la serenidad, la paz y la confianza.

Tal vez sea también el tiempo de recoger la herencia recibida de unos y otros, una herencia que fructificará en los meses y los años venideros, cada uno a su manera donde esté y donde ustedes, mis hermanas, estarán.

¡Buena celebración!

Algunas frases de la homilía del P. Sébastien Guiziou, párroco de Quimper

“Amense unos a otros como les he amado a ustedes. Así todos los reconocerán como mis discípulos, al amor que ustedes tendrán los unos por los otros.” (Jn 13,34-35)

Me parece que es lo que ustedes, Hermanas de la comunidad de Kergoat-ar-lez, intentaron vivir durante todos esos años. Su presencia sencilla y discreta fue un gran testimonio de fraternidad y de amor a los demás. A su manera, ustedes prepararon el camino del Señor en el corazón de las personas con quienes se encontraron, sembraron esperanza y alegría, manifestando así que Jesucristo es parte de la vida de cada uno.

… En la proximidad de la Navidad, les invito entonces a aprender a mirar en su vida, en sus relaciones, lo que nace, lo que brota. Durante su tiempo de presencia, ustedes, Hermanas, permitieron que muchas cosas broten por sus actividades y sus relaciones diversas. Eso favoreció la vida y seguirá vivo de una u otra manera. Y ustedes mismas, Hermanas, seguirán llevando la vida también donde estén.”

Después de la celebración, el vaso de la amistad permitió prolongar el encuentro.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Un peu
d’histoire

Notre
Spiritualité

Rejoindre
notre famille

Nos
communautés

Newsletter

Inscrivez-vous si vous désirez recevoir la lettre d’information de la Congrégation

Nous n’envoyons pas de messages indésirables ! Lisez notre politique de confidentialité pour plus d’informations.

Share This