Un desconfinamiento progresivo Francia

Les vengo a compartir lo que vivo y siento.

Desde el 11 de Mayo en Francia, es oficial, podemos por fin salir libremente de la casa, sin tener una autorización en el bolsillo, pero sin pasarnos de 100 kms a la redonda.

 

Una vida que vuelve

En Rennes (Bretaña), la ciudad se despierta poco a poco, las calles y plazas se llenan con los que van a trabajar, o sencillamente con los que tenían prisa de salir en toda libertad. Cada uno hace sus comentarios: “No pusieron sus máscaras, ¡eso no es prudente!”, o “Hay demasiada gente, ¡el virus se va a propagar un poco más!” o más bien, “Ha, ¡qué bien hace el ver revivir la ciudad!” Por mi parte, tengo gana de decir: “Salimos poco a poco de un tiempo de hibernación” o bien, “De nuevo la rosa puede abrirse, acariciada por el sol.”

 

Celebraciones eucarísticas en las iglesias

La noche del Viernes 22 de Mayo al Sábado 23 de Mayo, el gobierno francés autoriza de nuevo las celebraciones en las iglesias. Para participar en la misa, había que inscribirse en internet. ¡Qué no hacemos ahora con el internet! En la parroquia donde algunas van a veces, el sacerdote, rodeado de jóvenes y adultos feligreses, rápidamente arregló todo para un buen desarrollo de la celebración eucarística, con las normas exigidas por el gobierno. Máscaras obligatorias, lavado de las manos con el gel hidroalcohólico en la entrada de la iglesia, y dos o tres sillas entre cada persona. Somos acogidos en la iglesia por el grupo de jóvenes “Pop Alabanza” que anima los cantos de la celebración. grupo «alabanza pop»

Un periódico local estaba ahí para inmortalizar el acontecimiento.

 

Palabras de alegría

El sacerdote Nicolas Guillou se da la alegría de encontrarnos y nos acoge con palabras calurosas. Su homilía es siempre bien animada: “No tenemos derecho a estrecharnos la mano, no podemos darnos un beso, y no podemos abrazarnos, pero tenemos el derecho de acoger el beso de Dios que es su amor, Dios nos da un mimo, acojámosle en nuestro corazón…”.

Llevando la máscara, no es fácil entender todo lo que se dice, no es fácil cantar, pero los corazones viven la alegría y la fiesta.

 

Quedemos en comunión

Pienso en los y las que no tienen todavía la alegría de salir como quisieran, ni celebrar misa en las iglesias. Que la comunión sea nuestro apoyo y nuestra fuerza para cada día. Y acojan, ustedes también, el “Mimo de Dios”

 

Hna Agnès, hj, Rennes, France.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Un peu
d’histoire

Notre
Spiritualité

Rejoindre
notre famille

Nos
communautés

Newsletter

Inscrivez-vous si vous désirez recevoir la lettre d’information de la Congrégation

Nous n’envoyons pas de messages indésirables ! Lisez notre politique de confidentialité pour plus d’informations.

Share This